Pensar consiste en digitalizar

Pensar consiste en digitalizar Imagen superior: Leo, The Soundmonster!, CC

Cuando convertimos una señal analógica en una señal digital, perdemos en el proceso los umbrales más bajos o más altos, o si se prefiere los redondeamos en ceros (0) y unos (1).

pensarconsiste1

El conversor digital convierte lo que está por debajo de su umbral en el valor 0 y lo que está por encima en el valor 1. No hay decimales que muestren la riqueza de la señal analógica

pensarconsite2

Hay que tener en cuenta que la grabación analógica ya reduce la riqueza del mundo sonoro exterior, en este caso, no debido a la limitación de nuestros sentidos, sino a la de los aparatos y sistemas de captura. La inmensidad inmanejable de las ondas sonoras no puede ser contenida por ningún sistema o aparato conocido en la actualidad. Pero, una vez reducida esa inmensidad del universo sonoro a un sistema de captura analógico (cintas magnéticas, vinilo), tenemos todavía una complejísima onda de sonido. Esa onda analógica es lo que convertimos en formato digital, en información en forma de ceros (0) y unos (1) de mayor o menor calidad, a la que podemos aplicar diversas compresiones.

Por otra parte, si además de convertir una señal analógica en digital, después queremos comprimir el resultado, para que el tamaño sea menor, lo podemos hacer eliminando redundancias, descartando lo irrelevante o todo aquello que nuestros sistemas sensoriales no pueden percibir.

Del mismo modo, cuando pensamos, reflexionamos o comunicamos nuestros pensamientos, realizamos una conversión y una compresión a partir de percepciones, sensaciones e intuiciones de límites poco precisos, para convertirlas en palabras, conceptos y argumentos más o menos precisos, o al menos formulables y comunicables (aunque los demás no siempre los comprendan).

Continuará

[Publicado en 2004. Revisado en 2016]

[Revisión en 2016 de la explicación del proceso conversión> compresión tras las sugerencias de Ernesto Hidalga y Lino García Morales]

Más información acerca del sin duda fascinante mundo del sonido, su captura analógica y su conversión digital:

Musicalecer: El sonido digital

Emezeta: Formatos de audio

Xataka: Alta resolución de audio: mitos y realidades

Este artículo pertenece a la serie Una investigación acerca del pensamiento digital

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la indentidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015) y El espectador es el protagonista (Alba, 2015).

Dentro del programa Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), de José Luis Casado, se encarga del espacio Una cita con las musas.

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

  • Montaje ideológico e idealógico
    Escrito por
    Montaje ideológico e idealógico ¿El cine fue mudo alguna vez? Esa era la pregunta en El sonido antes del sonido. Tras el período primitivo del cine mudo, se consideró que la música podía jugar un papel semejante en el…
  • El sueño operístico de Britten
    Escrito por
    El sueño operístico de Britten La mayor parte de las temporadas de ópera se siguen nutriendo de obras datadas en los siglos XVIII y XIX. El siglo XX aporta una cuota menor en su primera mitad (Puccini, Strauss, Ravel, Debussy,…
  • Traficantes subterráneos
    Traficantes subterráneos La ciencia siempre sorprende. Una y otra vez, lo que se creía bien sabido resulta erróneo o incompleto. Algo “que todos saben” es que las plantas producen su propio alimento por fotosíntesis, usando…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Rodolfo II en la corte madrileña
    Escrito por
    Rodolfo II en la corte madrileña Rodolfo II fue uno de los monarcas más fascinantes del siglo XVI europeo. Pocos saben, sin embargo, que si Rodolfo II fue un reputado mecenas se lo debe a su tío Felipe II, el monarca…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El científico y el hombre araña
    El científico y el hombre araña Una cosa es construir un relato ficticio en el que se explican los poderes de un superhéroe mencionando vagamente alguna justificación científica, y otra es seguir los cánones de la verdadera ciencia ficción. Éstos exigen…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • A soplar se ha dicho
    Escrito por
    A soplar se ha dicho Antonio Rosetti se llamaba, en verdad, Anton Rössler. No sabemos bien cuándo nació en Bohemia, aunque se supone que fue por 1750. Tampoco, por qué se hacía pasar por italiano. Le tocó morir en 1792.…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC