Manatíes, se apaga el canto de las sirenas

Manatíes, se apaga el canto de las sirenas Imagen superior: Un manatí con su cria. / Gaylen Rathbun, U.S. Fish and Wildlife Service

“¡Sirenas!”, voceó el Almirante Colón el 9 de enero de 1493 cuando navegaba en La Niña, en aguas del río del Oro, a la vista de tres formas grisáceas que se desdibujaban bajo el agua. Para instantes después recalcar, nos imaginamos que no sin cierto desengaño: “pero no son tan hermosas como las pintan…”.

Y es que lo que vio Cristóbal Colón no eran precisamente sirenas. Lo que avistó eran seres de mirada inteligente, enigmas biológicos con aspecto de foca, delfín o ballena y conocidos paradójicamente como vacas o sirenas.

Emilio Salgari, en su obra Morgan -continuación de El Corsario Negro-, también intentaba describir a este singular animal que “[…] Por la forma se parecía a una foca, estando también provista de una especie de patas; pero la cabeza no era redonda, sino aplastada y con pelos largos y rudos que parecían bigotes alrededor de la boca […]”.

¿Qué son en realidad estas misteriosas criaturas?

Son los manatíes, Trichechus sp., mamíferos acuáticos pertenecientes al orden de los sirenios, del que sólo sobreviven en la actualidad ellos, con tres especies, y el dugongo, Dugong dugon. Se trata de animales dóciles y tranquilos, enternecedoramente feos, con rostros que emanan cierta nobleza.

Estrechamente emparentados con el elefante, estos ‘excuadrúpedos’ terrestres de hace más de 50 millones de años, optaron un día por sumergirse en la calidez de las aguas tropicales, de donde sólo emergen muy discretamente para tomar aire. Habitan a poca profundidad en las costas de América y África y en el río Amazonas y se alimentan de hierba, mucha hierba , que sostienen mediante su característico labio superior dividido en tres partes; de ahí su nombre de ’vacas marinas‘.

manati2

Imagen superior: manatí, Trichechus sp. / Keith Ramos, U.S. Fish and Wildlife Service

Su cabeza, cuello y tronco se fusionan en una única forma cilíndrica y grisácea, haciéndoles parecer en movimiento torpedos gigantes que, sin embargo, se desplazan lentamente impulsados por una aleta plana en forma de espátula.

Lo único que destaca de su cuerpo fusiforme son sus dos aletas pectorales, que antes de ser aletas fueron patas y antes de ser patas fueron aletas (su antepasado remoto era un pez y el más cercano un mamífero terrestre; ellos han vuelto a invadir el agua transformando su extremidad de nuevo). Como si, en un impulso por cerrar el círculo, se hubieran arrepentido de abandonar la suavidad de las aguas por la aspereza de la tierra y hubieran vuelto al lugar donde nacieron…donde nació todo.

manati3

Imagen superior: El Quadro de la Historia natural, Civil y Geográfico del Reyno del Perú (1799), una de las piezas de cronología más antigua que guarda el MNCN, describe el Virreinato del Perú en casi doscientas escenas de temática variada. En uno de sus cuatro cuadros sobre animales marinos podemos ver representado al manatí (A) designado como Vaca Marina o Pege Buey.

El frío es su talón de Aquiles. Aunque solitarios por naturaleza, en ocasiones se congregan en los meses más fríos dándose calor, y también suelen agolparse en focos de calor artificiales como las tuberías de descarga de las centrales eléctricas. En aguas que estén por debajo de los 20 °C, se debilitan y mueren.

Con sus 550 kilos, unos tres metros de longitud y su cara arrugada con bigotes en el hocico (en realidad vibrisas, que transmiten el menor impulso táctil al cerebro), lejos de poseer la inquebrantable belleza de esas ninfas acuáticas de la mitología clásica, conocidas por su actitud seductora a la par que maliciosa que las hacía capaces de enloquecer a cualquier pobre infeliz, a los manatíes se les conoce también como sirenas.

¿Por qué?

La palabra manatí en la lengua indígena caribeña significa ’con mamas’. Y es que en época de cría los pechos de las hembras adquieren formas parecidas a los de una mujer. La hembra y su cría se reconocen tocando su piel, que es muy sensible, mientras se comunican por medio de conmovedores gemidos.

Quizá los exhaustos marineros, tras meses de estancia en la soledad alucinógena del océano, creían ver en estas extrañas y humanas criaturas un espejismo en forma de las tan ansiadas mujeres. No se les puede culpar. Lo mismo le ocurrió a Marco Polo cuando confundió al rinoceronte de Sumatra con un unicornio. Es lo que tiene ir en busca de tierras inexploradas, que el ansiado encuentro con lo desconocido hace brotar las fantasías más asombrosas.

manati4

Imagen superior: "Ulises y las sirenas", de Herbert James Draper (1909)

Los cantos de las sirenas, como podemos leer en La Odisea de Homero, del año 800 a.C., atraían y perdían a los navegantes. Ulises llegó al extremo de ordenar a su tripulación, ya inmune a las seductoras melodías mediante tapones de cera, que lo ataran al mástil de su barco para poder saborear y al mismo tiempo resistir, las tentaciones de esas doncellas marinas que le ofrecían el conocimiento de todas las cosas del mundo.

Posiblemente el manatí, con su sabia mirada y millones de años a sus espaldas tenga también ese conocimiento.

Sin embargo, el manatí no canta. Chilla, silba y gime, emitiendo múltiples sonidos para comunicarse, pero no canta. Y si lo hiciera, más bien sería un lamento, porque el animal quizá más pacífico del planeta ha estado al borde de la extinción. Su vulnerabilidad ya quedaba claramente reflejada en la obra de Julio Verne 20.000 leguas de viaje submarino, cuando nos cuenta que "los tripulantes del Nautilus se apoderaron de una media docena de manatíes con objeto de reabastecer las despensas de carne excelente, superior a la de vaca o ternera. La cacería no fue interesante. Los manatíes se dejaban herir sin defenderse […]”. Intensamente perseguidos durante siglos por su carne y por su piel, y ahora también amenazados por la contaminación y pérdida de su hábitat, su supervivencia corre peligro.

Pobre manatí. Más feo que el delfín, más pequeño que la ballena, con mejor corazón que las sirenas, no ha sabido captar el interés de los autores de cuentos y películas infantiles. Los niños apenas lo conocen, y los padres tampoco. Esperemos que su fama no sea póstuma.

Copyright del artículo © Cristina Cánovas. Publicado originalmente en NaturalMente, revista del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC). Se publica en The Cult con licencia CC, no comercial, por cortesía del MNCN.

Cristina Cánovas

Bióloga y coordinadora de exposiciones del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) del CSIC. Los artículos de Cristina Cánovas se publican en The Cult por cortesía del MNCN con licencia CC no comercial.

Sitio Web: www.mncn.csic.es

logonegrolibros

  • El origen de los indoeuropeos
    Escrito por
    El origen de los indoeuropeos Los celtas, los germanos, los latinos, los eslavos, los griegos, los hititas, los kurdos, los armenios, los persas o los indios de los Vedas, son pueblos indoeuropeos. Entre los diversos pueblos indoeuropeos existen algunas semejanzas…
  • Novelerías
    Escrito por
    Novelerías La novela goza en el mundo literario de una fama ambivalente. Por un lado, es el depósito de los mayores éxitos de venta, aunque reducido a una suave aristocracia de firmas. No todas las novelas…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El Informe Valles
    Escrito por
    El Informe Valles Leo que el Archivo Municipal de Burgos abre su catálogo en línea, donde pueden consultarse los registros catalográficos de más de 190.000 documentos, el más antiguo del 1073. Como una yonqui necesitada de un chute…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Lou Marini: el saxo y las estrellas
    Escrito por
    Lou Marini: el saxo y las estrellas Starmaker (BluJazz, 2012) es el tercer álbum en solitario del saxofonista de Ohio Lou Marini después de Lou's Blues (2004) y Highly Classified (2010). Se trata de un maravilloso disco que comienza con el tema que…
  • Mercadante y su amigo Cavallini
    Escrito por
    Mercadante y su amigo Cavallini El siglo XVIII, con Mozart a la cabeza, consagró el clarinete como instrumento solista, capaz de todos los virtuosismos del caso y acreedor del interés de los grandes compositores. Así es como el siglo romántico…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La incredulidad darwiniana
    La incredulidad darwiniana Según el filósofo Daniel Dennett, la tendencia que tenemos los seres humanos a atribuir intenciones —inteligencia— no sólo a nuestros congéneres, sino a otros seres vivos e incluso a objetos inanimados es una estrategia de…