El engaño antivacunas

El engaño antivacunas La modelo y activista antivacunas Jenny McCarthy junto a quien era entonces su pareja, Jim Carrey, durante la marcha "Green our Vaccines", organizada el 4 de junio de 2008, en Washington DC.

Hay mentiras bobas. Hay estafas. Y hay engaños que caen en otra categoría completamente: los que son viles y peligrosos. El mito, por desgracia cada vez más extendido en nuestro país –y en muchos otros–, de que las vacunas no sólo no son eficaces para prevenir enfermedades infecciosas, sino que causan daños a la salud, es de esta última clase.

Nadie necesita que le expliquen acerca de las vacunas. Es bien sabido que su origen remite al médico inglés Edward Jenner, quien verificó en 1776 la observación de que las granjeras que ordeñaban vacas solían ser inmunes a la terrible viruela, que desfiguraba rostro y piel y podía ser mortal. Jenner aprovechó el fenómeno al utilizar al virus de la viruela vacuna –del que deriva el nombre de la técnica– para prevenir la viruela.

Las vacunas funcionan porque aprovechan que nuestro sistema inmunitario detecta sustancias extrañas (en este caso, las proteínas del virus de la viruela) para fabricar anticuerpos: proteínas de la sangre con la notable propiedad de unirse en forma específica a ciertas moléculas. Al adherirse a los virus, los anticuerpos los neutralizan y facilitan que otras células del sistema inmunitario los eliminen.

Las vacunas son, probablemente, el descubrimiento médico que más vidas ha salvado en la historia de la humanidad (con la posible excepción de los antibióticos). Las campañas globales de vacunación han reducido notablemente el daño que causan muchas enfermedades.

Hoy la poliomielitis, el sarampión o la tosferina son prácticamente desconocidos en países con una buena cobertura en salud. Y, en un logro deslumbrante, el azote de la viruela fue eliminado definitivamente del planeta: en 1980 la Organización Mundial de la Salud declaró oficialmente su erradicación global. (Como curiosidad, el último caso de infección ocurrió en 1978, debido a que un fotógrafo se infectó con una muestra del virus en un laboratorio de la Universidad de Birmingham, Inglaterra. El investigador responsable del laboratorio se suicidó poco después. Hoy sólo persisten dos sitios donde se conservan muestras del virus, con fines de investigación: en Estados Unidos y Rusia.)

 

* Casos de pacientes en los Estados Unidos de América por diversas enfermedades antes y después de la era de las vacunas.

Y sin embargo, circulan desde hace unos años, y cada vez con mayor fuerza, versiones falsas y dañinas en contra de la vacunación. La doctora en antropología y genética Jennifer Raff, de la Universidad de Texas en Austin, resume en su blog varios de los argumentos y su refutación.

Entre otras cosas se dice, contra toda evidencia, que las vacunas no son necesarias porque enfermedades como varicela, gripe o influenza, tosferina, sarampión o poliomielitis no son “realmente” tan graves. O que las vacunas no son realmente tan efectivas para prevenirlas (aunque se estima que salvan las vidas de tres millones de niños al año; otros dos millones mueren por falta de vacunación). Se dice también que las vacunas causan enfermedades como el autismo –mito promovido por el seudomédico inglés Andrew Wakefield, a quien se le retiró su licencia médica como consecuencia de sus irresponsables campañas antivacunación–, debido a las sustancias que contienen (como el timerosal, que ya no se usa desde 2001, o el aluminio, que contienen en dosis inofensivas).

 

Niño vacunado contra el sarampión por médicos de la UNICEF en el campo de refugiados de Kibati, en Ruanda (Autor: Julien Harneis, CC)

Detrás de la conspiranoia antivacunas hay ideas realmente absurdas, como que se trata de una campaña de los gobiernos para reducir la población mundial, o para enriquecer a las compañías que las fabrican. Al mismo tiempo, se afirma que el cuerpo tiene sus propios mecanismos “naturales” para prevenir infecciones (los tiene, pero evidentemente no resultan suficientes, como lo prueban las epidemias que por siglos azotaron a la humanidad). Y se dice también que la cantidad de vacunas que reciben los niños “sobrecarga” su sistema inmunitario, dañándolos (lo cual es absurdo: el sistema inmunitario de niños y adultos está continuamente respondiendo a infecciones nuevas y controlándolas, sin sufrir ningún daño).
Lo peor, afirma con razón Raff en su escrito, que por fortuna circula ampliamente por la red, es el argumento más infame al que recurren los antivacunacionistas: que como padres, tienen el “derecho” a no vacunar a sus hijos.

En realidad es una actitud irresponsable. Las vacunas no protegen al 100% de la población; por tanto, gran parte de su efectividad depende de la inmunidad de grupo (herd immunity): si todos a nuestro alrededor están vacunados, no habrá portadores que infecten a aquellos que no logren desarrollar inmunidad. Esto incluye también a quienes por alguna razón (como ser alérgicos) no pueden recibir vacunas, o a quienes padecen alguna forma de inmunodeficiencia.

Inmunidad de grupo

No vacunarse no es sólo una gran estupidez y una conducta suicida: es una irresponsabilidad que daña a la sociedad. Los recientes brotes de sarampión en Inglaterra, Estados Unidos y Canadá, donde el movimiento antivacunas ha cobrado fuerza, son la mejor demostración. Como tantos otros mitos anticientíficos, lo mejor que podemos hacer es informarnos y combatirlos con decisión.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Publicado previamente en La ciencia por gusto. Reservados todos los derechos.

 

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • ¿Son los dioses la voz de la conciencia?
    Escrito por
    ¿Son los dioses la voz de la conciencia? La Odisea comienza con un debate entre los dioses olímpicos acerca de qué deben hacer respecto al asunto “Odiseo”. ¿Deben dejar que el héroe Odiseo (Ulises) logre alcanzar por fin la tierra de Ítaca o todavía deben…
  • Seguir leyendo
    Escrito por
    Seguir leyendo Como lector antiguo, viejo y apasionado –léase: crédulo y obsesivo– me intereso por las estadísticas de lectura. Sobre todo, por los esfuerzos de los descifradores de encuestas que tratan de trazar el retrato del Lector…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Pío Baroja y María la Libertaria
    Escrito por
    Pío Baroja y María la Libertaria Pío Baroja estudió medicina, se doctoró e incluso llegó a ejercer durante un año en Guipúzcoa. Pero, a Baroja, la medicina no le decía nada. De ahí que hubiera sido un estudiante mediocre, con unas…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Del hermano menor de los Ricci
    Escrito por
    Del hermano menor de los Ricci Federico y Luigi Ricci fueron dos hermanos compositores que firmaron conjuntamente cuatro partituras, una de ellas Crispino e la comare (1850), uno de los escasos productos cómicos estrenados con éxito duradero en aquellos momentos de…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Arte, ciencia y naturaleza
    Arte, ciencia y naturaleza Uno de los grandes prejuicios respecto a la ciencia es que se trata de una actividad puramente racional, cerebral, y por tanto para nerds, insensible, fría. Exactamente lo opuesto al arte, que es cálido, creativo y expresa…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC