Error y ciencia

Uno de los grandes problemas de la ciencia es la falsa imagen que tenemos de ella. La escuela y los medios de comunicación la presentan como un método infalible que produce verdades absolutas, descubiertas por individuos superiores al común de los mortales.

Es importante romper el mito y mostrar que la ciencia real es una actividad humana como cualquiera, llevada a cabo por personas comunes. Y que cometer errores es parte de su funcionamiento normal.

Los errores en ciencia caen generalmente en dos categorías: los individuales y los colectivos. Los primeros son simplemente los que cometen los científicos en su trabajo diario, que consiste en resolver problemas científicos. Un problema científico es algún fenómeno de la naturaleza que no entendemos y queremos entender.

Lo que hace un científico para abordar un problema es generar hipótesis, intentos de explicación, y luego someterlas a prueba para ver si logran dar cuenta satisfactoriamente de los hechos (algo muy parecido a lo que hacen los detectives). Si la hipótesis resiste las pruebas, se considera útil. En caso contrario —el más común—, se desecha y se busca otra mejor.

Este proceso de prueba y error, de conjeturas y refutaciones, es lo que les permite a los científicos generar conocimiento útil, confiable, pero no absoluto ni eterno. Los errores —las hipótesis fallidas— son parte necesaria e inevitable del proceso.

Los errores colectivos en ciencia son parecidos, pero en otra escala. Se manifiestan durante las llamadas revoluciones científicas, cuando se descubre que una teoría (una hipótesis ampliamente aceptada por la comunidad científica) que ha permanecido vigente largos años, es en realidad errónea, y se desecha. Esto puede ocurrir por dos causas: que se haya encontrado una teoría mejor —más simple, más general—, o que hayan surgido suficientes casos en los que la teoría actual falla: es incapaz de explicar los hechos.

Estas revoluciones han ocurrido constantemente a lo largo de la historia de la ciencia. Teorías como la del flogisto (fluido inmaterial que supuestamente se liberaba de los materiales en combustión), la geocéntrica (que suponía que la Tierra era el centro del Universo), el preformacionismo (la idea de que los seres humanos existían ya en miniatura dentro del óvulo o el espermatozoide) o el vitalismo (la suposición de que lo que anima a un ser vivo es algún principio espiritual), aceptadas mucho tiempo como correctas, fueron luego descartadas.

La ciencia avanza gracias a este constante reconocimiento y aceptación de los errores que comete en su camino, y a los intentos por corregirlos. Es natural, pues se trata de una actividad humana. Si no cometiera errores, no lo sería.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Curiosidad
    Escrito por
    Curiosidad Aristóteles decía que el asombro era comienzo de cualquier investigación: “pues los hombres comienzan y comenzaron siempre a filosofar movidos por el asombro”. Autores como Phillip Ball en Curiosidad (Turner, 2013) nos previenen de la…
  • Las pantuflas del letrado
    Escrito por
    Las pantuflas del letrado Siempre ha provocado una especial fascinación el conocimiento de los personajes famosos en la corta distancia. Pareciera que la grandeza exige la lejanía y que la proximidad la destruye, de modo que vale evocar el…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • St. Andrews, patrón de Escocia
    Escrito por
    St. Andrews, patrón de Escocia Andrés, junto a su hermano Simón Pedro, fue uno de los doce pescadores de almas escogidos por aquel que decía ser hijo de Dios. Tras la muerte de su Maestro, Andrés se trasladó a Grecia,…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Ese músico llamado Verdi
    Escrito por
    Ese músico llamado Verdi Giuseppe Fortunino Francesco Verdi, el más italiano de los compositores, nació francés en Le Roncole, porque esta pequeña localidad era entonces un departamento napoleónico, el 10 de octubre de 1813 a las nueve horas de…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC