¿Intolerancia científica?

¿Intolerancia científica? Imagen superior: Thomas Eakins, "The Agnew Clinic", 1889

Siempre que se intenta marcar límites entre la ciencia y otras disciplinas que pretenden ser parte de ella, pero que no son aceptadas por el grueso de la comunidad científica reconocida, se desata un debate. Y salen a relucir palabras como "intolerancia", "cerrazón", "fundamentalismo", "dogmas" o "inquisición".

Y es que la ciencia no es un club cerrado, sino un conjunto muy diverso de conocimientos sobre la naturaleza —y de métodos para producirlos y verificarlos— cuyas fronteras son borrosas y cambian constantemente. Pero tampoco puede ser una disciplina en la que "todo se vale" (aunque el filósofo Paul Feyerabend, en un exceso de entusiasmo, así la haya descrito).

Los límites del saber científico se amplían continuamente. En el gran universo de la ignorancia, la pequeña isla de nuestro conocimiento va expandiéndose… y su playa, esa frontera difusa entre lo conocido y lo que todavía no entendemos, crece también, paradójicamente.

¿Quién decide qué es ciencia y qué no? No existe un "comité central" que revise las solicitudes de las nuevas disciplinas que aspiran a ser reconocidas como ciencias. Algunas de ellas surgen como derivaciones de ciencias ya establecidas (física, química, biología…). Otras provienen del ámbito de las tradiciones y creencias, como muchas "medicinas alternativas" que tratan de mezclar conceptos científicos con visiones más bien místicas.

El historiador y filósofo Thomas Kuhn describió cómo es el consenso de una comunidad científica que comparte un lenguaje, visión del mundo, metodología, criterios de calidad y otras características (lo que él llamaba "un paradigma científico") lo que define, no formalmente pero sí en la práctica, lo que es ciencia y lo que no.

Este "criterio de mayoría selecta" no siempre es lo más justo ni siempre acierta, pero es el método más eficaz que se ha hallado para legitimar el conocimiento científico. El procedimiento de "revisión por colegas", principal herramienta para garantizar la calidad del conocimiento científico que se publica, forma parte de él. Y tiene la ventaja de ser flexible: aunque sea lenta y trabajosamente, el consenso de la comunidad científica puede cambiar cuando hay argumentos y condiciones adecuadas. Así, "ciencias" que originalmente no fueron reconocidas como tales han llegado a serlo… porque lograron convencer a la comunidad.

Ante la proliferación desmedida de falsas ciencias y de francas supercherías, el criterio pragmático sigue siendo lo más sensato. Si queremos hablar de ciencia, atengámonos a lo que se halla dentro de la frontera del conocimiento reconocido. Y dejemos lo que está afuera para después… si llega a convertirse en ciencia legítima.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • La prostitución masculina en los mitos armenios
    Escrito por
    La prostitución masculina en los mitos armenios Es frecuente encontrar en los relatos mitológicos ejemplos de la prostitución sagrada femenina, especialmente en relación con las culturas mesopotámicas: Sumer, Babilonia o Asiria.  No es tan frecuente, creo, ver ejemplos de prostitución masculina,  excepto…
  • Un grafitero solitario
    Escrito por
    Un grafitero solitario Tarde en la noche, volvía yo a casa gozando de la soledad fantasmal y la coquetería de luces indirectas del viejo Madrid. A cambio, en medio de la calle, me encontré con una ambulancia del…
  • La ciencia mal usada
    La ciencia mal usada La ciencia, como toda herramienta, puede usarse para causar daño. A veces el daño es voluntario. El diseño de armas —de pólvora, nucleares, químicas, biológicas…— es un caso evidente. Los científicos e ingenieros…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Un retrato de Piotr Moss
    Escrito por
    Un retrato de Piotr Moss El polaco Piotr Moss (Bydgoszcz, 1949) se incorpora de pleno derecho a la fuerte presencia actual de Polonia en la música, a la vez que resuelve de manera muy personal la exigencia ecléctica que el…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC