La muerte y la memoria

La muerte y la memoria Imagen superior: Runar Eilertsen, CC

Los seres humanos vivimos aterrorizados por nuestra propia mortalidad. Somos la única especie en el planeta que es consciente de que existe la muerte: de que nuestra vida no durará por siempre. Comenzamos a saberlo en algún momento de nuestra infancia o adolescencia, y hay quien dice que es a partir de ese momento que nos volvemos plenamente humanos.

La muerte, dice una frase gastada, es lo único cierto e inevitable en la vida. Pero a pesar de ello, constantemente buscamos maneras de evitarla.

Una forma de hacerlo es a través del desarrollo de la ciencia y la tecnología. El conocimiento acerca de la naturaleza permite entenderla y predecirla. Y la aplicación de ese conocimiento científico para producir tecnología puede ayudarnos a intervenir en nuestro entorno y mejorar nuestras probabilidades de sobrevivir en él. La historia de nuestra especie, desde el descubrimiento del fuego y la agricultura hasta las modernas vacunas y antibióticos, ha sido una lucha contra la muerte usando las herramientas de la ciencia.

Pero hay otras formas en que usamos la ciencia y la tecnología para combatir la muerte de una manera indirecta: buscando que, aun si desaparecemos, nuestras ideas, imágenes y sonidos perduren en la memoria de los demás.

El desarrollo de la escritura —y la tecnología que la hace posible, de grabados en piedra a libros y tabletas electrónicas— hace que podamos conocer los pensamientos de personas que han fallecido hace mucho, y que sus ideas nos sigan influyendo y enriqueciendo.

El invento de la fotografía, basada en procesos químicos, y la fonografía, basada en fenómenos físicos, permitió que la imagen y la voz del ser humano pervivieran más allá de su desaparición física. El cinematógrafo hizo lo mismo con la imagen en movimiento. Con ello logramos burlar, en cierto sentido, a la muerte; adquirir una forma sutil de inmortalidad, que va más allá de los recuerdos de quienes nos conocieron directamente.

Hoy hemos desarrollado escritura, fotografía, video y sonido digitales, que guardamos minuciosamente en archivos en los dispositivos electrónicos que tenemos en nuestras casas y oficinas, y que cargamos en nuestros bolsillos. Tenemos maneras de registrar todas nuestras acciones diarias, que son pasajeras, para que queden fijas en el tiempo y no se pierdan, y las almacenamos y compartimos como si de ello dependiera nuestra vida.

Nuestro afán de dejar constancia de todo lo que hacemos, cada vez más obsesivamente, no sólo es muestra de lo mucho que tememos desaparecer sin dejar huella. También hace que nos preguntemos si no acabaremos reemplazando nuestras vidas reales con la copia virtual que hacemos de ellas.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Chaplin recorre el ciberespacio
    Escrito por
    Chaplin recorre el ciberespacio He comparado en los artículos anteriores de esta serie la manera en la que Homero recorría el edificio de la mitología con aquella en la que un jugador o espectador de una película de realidad…
  • Fugarse de la música
    Escrito por
    Fugarse de la música La fuga es una forma musical que debe su nombre al hecho de que –simplificando mucho las cosas– un tema parece escaparse, fugarse, a fuerza de ser repetido por varias voces, tanto de cantantes como…
  • Caperucita Roja: sexo y licántropos
    Escrito por
    Caperucita Roja: sexo y licántropos Si hay una característica inherente a los cuentos de hadas es su capacidad de mutar y de adaptarse a las necesidades culturales y sociológicas de cada generación. Por consiguiente, no debemos escandalizarnos ante…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Sor Juana y los hombres
    Escrito por
    Sor Juana y los hombres Dice Octavio Paz, el Premio Nobel Octavio Paz, hablando de una de las mujeres más inteligentes de la Historia: "Por primera vez en la historia de nuestra literatura una mujer habla en nombre propio, defiende…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La música atmosférica de Daniel Lanois
    Escrito por
    La música atmosférica de Daniel Lanois Shine es el álbum que graba en 2003 el compositor Daniel Lanois para el sello Anti-. Nos hallamos ante un trabajo que pasa desapercibido para gran parte del público, quizá porque, en esta ocasión, Lanois…
  • La magia de Beniamino Gigli
    Escrito por
    La magia de Beniamino Gigli El de Recanati cantó Canio de Pagliacci por vez primera en 1934 para el disco; en escena lo debutó años después, en 1942 en Roma. Iniciada la sesentena es aún capaz su Canio de arrasar…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC