Los virus que nos agobian

Los virus que nos agobian Imagen superior: Laura Billings, CC

No hay área en que el poder de la ciencia y de sus aplicaciones tecnológicas quede más claro que la de la salud. Las modernas técnicas médicas para diagnosticar, curar o dar terapia a distintas afecciones son sorprendentes: de los rayos X a latomografía computarizada, de los antibióticos y vacunas a las modernas quimioterapias contra el cáncer o el VIH. Y lo que viene.
Recientemente circuló una buena noticia: ha llegado la hora de los virus, gracias a un innovador sistema de diagnóstico.

Hasta hoy, cuando se sospecha que un paciente padece una infección viral se confía en el diagnóstico clínico a partir de los signos y síntomas. Si se quiere estar más seguro, se realiza un análisis inmunológico para detectar si la sangre del paciente presenta anticuerpos específicos contra el virus del que se sospecha; si se hallan, el diagnóstico queda confirmado. Así funciona, por ejemplo, la prueba elisa para detectar el VIH.

Estas técnicas funcionan gracias a que nuestro sistema inmunitario fabrica anticuerpos específicos contra cada agente infeccioso. Las células inmunitarias toman fragmentos de las moléculas de los invasores –virus, bacterias, hongos, parásitos– y, usándolos como una especie de molde, fabrican los anticuerpos: proteínas cuya forma se adapta exactamente a la de las moléculas extrañas, lo que les permite adherirse a ellas y neutralizarlas.

Estos anticuerpos –que tardan alrededor de 14 días en fabricarse– pueden permanecer años, o incluso de por vida, en nuestra sangre, proporcionándonos protección. Por eso funcionan las vacunas. (Por otro lado, el sistema inmunitario guarda una memoria de los organismos invasores, por lo que, incluso si la cantidad de anticuerpos en la sangre disminuye, ante una nueva infección la producción de anticuerpos puede reactivarse de manera inmediata.)
Pues bien: el inmunobiólogo Stephen J. Elledge, de la Universidad de Harvard, y su equipo de investigación se propusieron desarrollar un método para buscar no sólo un virus a la vez, sino todos los virus que han infectado a una persona. Para lograrlo, usaron la imaginación y la biología molecular.

Primero, buscaron en bases de datos internacionales la lista de todos los genomas conocidos de virus que infectan a nuestra especie: 206 especies, con mil variedades o “cepas” en total. Con base en ello, fabricaron 110 mil fragmentos de ADN, y a partir de éstos generaron una “biblioteca” de las proteínas de los virus. (El proceso fue un poco más complejo, pues involucró insertar estos fragmentos de genes en bacteriófagos –virus que infectan bacterias– modificados genéticamente. Pero no compliquemos innecesariamente las cosas.)

Para su sistema de diagnóstico, que Elledge y su equipo bautizaron VirScan, se combina sangre –suero, más precisamente– de cada paciente con esta “biblioteca” de proteínas virales. Si la sangre contiene anticuerpos contra alguno de los virus presentes en la biblioteca, quedarán unidos al fragmento de proteína correspondiente. Esto se puede detectar mediante métodos sencillos y confiables. Así se sabe inmediatamente si el paciente presenta anticuerpos y contra cuáles virus. Y por tanto, si ha estado o está infectado por ellos.

El sistema, que aún falta desarrollar para su uso comercial, tendría un costo de unos 25 dólares por prueba, y no necesita más de una gota de sangre del paciente. Usándolo, Elledge y su grupo examinaron a 569 pacientes de cuatro continentes (peruanos, sudafricanos, estadounidenses y tailandeses). Hallaron que, en promedio, cada sujeto había sido infectado por 10 virus, aunque dos de ellos habían sufrido 84 infecciones. Se halló también que los pacientes estadounidenses tenían un promedio menor de infecciones. Los virus más comúnmente hallados resultaron ser los del herpes y el resfriado común; nada sorprendente.

¿Qué promete VirScan, y sus futuras mejoras? En primera, detectar fácil y rápidamente, a bajo costo, numerosas infecciones asintomáticas que gran parte de la población padece sin saberlo, como la hepatitis C. Podría también ayudar a detectar rápidamente nuevos virus que causen brotes epidémicos, si se parecen inmunológicamente a virus conocidos. También podría ser útil para establecer si algunas enfermedades cuyas causas aún no entendemos completamente, como el síndrome de fatiga crónica o el asma, están relacionadas con infecciones por virus, como se sospecha. Y nada impide aplicar la misma idea para buscar bacterias, hongos o parásitos que también causan enfermedades en humanos.

Asimismo, el método se podría adaptar para estudiar la prevalencia de virus en animales, tanto silvestres (por ejemplo en las poblaciones de murciélagos, que son un reservorio natural de virus poco conocidos) como domésticos (para evitar epidemias en aves o ganado).

Aunque el método tiene sus peros –no distingue, por ejemplo, si una persona sufrió una infección por un virus o simplemente fue vacunada contra él; y hay muchos virus que probablemente no están incluidos en la biblioteca, por lo que no es infalible–, resulta enormemente prometedor.

Pero, más que eso, el método es testimonio de que la creatividad científica, aunada a las herramientas que la propia ciencia ha producido, siempre sigue dando sorpresas.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Publicado previamente en Milenio Diario. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura. Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

logolacienciaysusalrededore

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Ciencia contra magia
    Escrito por
    Ciencia contra magia En el primer capítulo de esta brevísima introducción a la magia, me referí a los componentes científicos de la magia (La ciencia de la magia) o, si se prefiere, a los rasgos que se pueden…
  • Borges enamorado
    Escrito por
    Borges enamorado El libro de Estela Canto Borges a contraluz (Espasa Calpe, Madrid, 1989) puede leerse como un capítulo ideal de una conjetural historia de la literatura argentina. El texto contiene varias zonas: una de rememoración personal,…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Información
    Información Vivimos, se dice a menudo, en la era de la información. Y así es, constantemente nos llega información de todo tipo: por radio y televisión, mediante la prensa, en pláticas con familiares y…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Conjuros amorosos
    Escrito por
    Conjuros amorosos En realidad, nada ha cambiado durante milenios. Nada diferencia a las hechiceras del Antiguo Egipto de cualquiera de nuestras comadres celestinescas. Por asombroso que parezca, los rituales y los conjuros amorosos de ambas son tremendamente…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Cuando Offenbach no canta ni baila
    Escrito por
    Cuando Offenbach no canta ni baila Cualquiera advierte en las operetas de Offenbach su capacidad para la parodia, una capacidad que sólo posee quien conoce bien la música en serio que se decide a parodiar. O sea que la parodia es…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Darwin y el concepto de adaptación
    Darwin y el concepto de adaptación El cuento infantil de la Caperucita Roja es bien conocido, y todos recordamos que cuando la Caperucita pregunta al lobo: “¿porqué tienes esos dientes tan grandes?”; el lobo contesta: “¡Para comerte mejor!”. Desde el punto…

etimologia