¿Platillos voladores?

¿Platillos voladores? Doctor Who © BBC

Los científicos tienen fama de aguafiestas. Y bien ganada, porque muchas veces nos han dicho, y demostrado, que las cosas no siempre son como nos gustaría que fueran. La Tierra no es el centro del Universo, el hombre no es el rey de la creación, y no hay razones para creer que pueda haber vida después de la muerte.

Por eso, no es raro que cuando sucede algo extraño en el cielo (luces inesperadas, objetos voladores no identificados...) los primeros que llamen a la mesura antes de echar las campanas al vuelo y anunciar que ¡por fin! contamos con pruebas sólidas de que una civilización extraterrestre nos visita, sean precisamente los científicos: expertos en fenómenos atmosféricos (meteorólogos, climatólogos), en otros planetas y sistemas solares (astrónomos, planetólogos) y en la posibilidad de vida en otros planetas (los llamados astrobiólogos o exobiólogos).

Pero no lo hacen porque quieran arruinar la fiesta. Ni siquiera porque no crean en la posibilidad de vida –incluso vida inteligente– en otros planetas. De hecho, la idea de que existan extraterrestres no es para nada descabellada desde un punto de vista científico. Los conocimientos actuales de astronomía, biología y química nos hacen suponer que, ahí donde se den las condiciones adecuadas, es altamente probable que surja la vida.

Hoy sabemos que existen planetas girando alrededor de otras estrellas. La existencia de planetas habitables es muy probable. Es plausible que algunos de ellos estén habitados, y algunos de estos seres podrían haber evolucionado hasta desarrollar una civilización y una tecnología. Por ello, la existencia de civilizaciones extraterrestres es, al menos, posible.

¿Por qué entonces se esfuerzan tanto los científicos en desmentir a quienes, una y otra vez, y ante cada aparición de algún fenómeno no explicado en la atmósfera, afirman que estamos ante pruebas contundentes de una visita extraterrestre?

Las razones son muchas: en primer lugar, porque abundan los charlatanes, y las supuestas “pruebas” nunca han resistido el análisis... ante una afirmación tan extrema como que hemos descubierto una civilización de otro mundo, las pruebas tienen que ser irrefutables y convincentes. Pero también porque sabemos que una visita extraterrestre sería un acontecimiento muy poco probable, debido a las enormes distancias que nos separan incluso de las estrellas más cercanas, y por tanto los enormes tiempos y cantidades de energía que serían necesarias para hacer el viaje. Por ello, lo más probable es que las primeras pruebas de la existencia de nuestros vecinos galácticos nos lleguen por otras vías, como las ondas de radio.

En conclusión: no es que los científicos no quieran creer en extraterrestres. Es que, ante una posibilidad tan fascinante, quieren estar seguros de no engañarse.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Izumi Kyōka y el mundo intermedio
    Escrito por
    Izumi Kyōka y el mundo intermedio Izumi Kyōka es un escritor japonés que vivió entre 1873 y 1939. Influyó directamente en Kawabata y fue muy admirado por Yukio Mishima. Kyōka expone en su Tasogare no aji (El gusto o sabor de…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Tron (1982), de Steven Lisberger
    Tron (1982), de Steven Lisberger Una circular de Western Union fechada en 1876 afirmaba lo siguiente: “Este 'teléfono' tiene demasiados inconvenientes como para considerarlo seriamente como un medio de comunicación. Este invento no tiene valor para nosotros”. Thomas Watson, presidente…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Une petite cantate", de Barbara
    Escrito por
    "Une petite cantate", de Barbara El primer disco que grabó Barbara se llamaba Barbara à L'Écluse (Pathé Marconi / La voix de son maître, 1959). L'Écluse era el pequeño club donde cantaba desde 1958. En 1961 empezó  a acompañarla al…
  • En tiempos de Viteszlav Novák
    Escrito por
    En tiempos de Viteszlav Novák Como tantos europeos de su época, al eslovaco Viteszlav Novák le tocó asistir a su muerte y resurrección, repetidas y patéticas. Nació en el imperio bicéfalo, fue ciudadano de la República Checoeslovaca, súbdito del Tercer…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC