Polémicas científicas

Polémicas científicas Imagen superior: Arnaud DG, CC

Una de las características más inquietantes del conocimiento científico es que constantemente cambia. Tiene la desagradable costumbre de resultar, a lo largo de la historia, provisional.

Esto tiende a causar desconfianza: ¿por qué tomar en cuenta un conocimiento, por científico que sea, si no hay garantía de su permanencia? “Las verdades son eternas”, dicen los dogmáticos. Y sin embargo, el científico resulta ser el conocimiento más confiable y útil que podemos tener acerca de la naturaleza. ¿Cómo resolver la contradicción?

Un buen inicio es entender cómo funciona la ciencia; cómo es que los científicos construyen ese conocimiento que tan útil y confiable ha resultado para las sociedades humanas.

El relato clásico comienza en un laboratorio, donde el científico investiga concienzudamente… y desgraciadamente, también termina ahí.

Y es que la labor científica real va mucho más allá de experimentos, laboratorios y microscopios. Una parte importantísima del proceso de investigación no se da en laboratorios, sino en salones donde hay una mesa, un pizarrón y varias sillas, o bien en auditorios, o en las páginas de una revista científica. Se trata de los seminarios, conferencias, congresos y publicaciones donde los investigadores hacen públicos sus resultados y sus hipótesis para discutirlos con sus colegas.

Las discusiones científicas pueden ser sangrientas. Se trata de verdaderas polémicas donde unos tratan de defender sus ideas ante los intentos de los demás por refutarlas. Se cuestionan metodologías, resultados, interpretaciones. Siempre con argumentos sólidos, racionales, y siempre sin piedad. Al final, ganan las ideas que resultan más convincentes: porque tienen más evidencia a su favor, son más coherentes, funcionan mejor al aplicarse, o a veces porque son más simples o elegantes.

Quizá suene terrorífico, pero es uno de los aspectos más apasionantes de la labor científica. A través de estas polémicas, que pueden ser pequeñas, dentro de un grupo de investigación, o convertirse en guerras ideológicas que dividen en dos a la comunidad científica mundial, se generan muchas de las mejores ideas en ciencia. Las polémicas científicas son una forma de pensamiento colectivo.

¿Existen las “verdades científicas”? No; sólo las versiones, las hipótesis, que han sido aceptadas por la mayoría de la comunidad de expertos luego de una discusión rigurosa. No son verdades inmutables, sino ideas aceptadas que pueden luego ser modificadas y hasta desechadas, si aparecen otras mejores o más convincentes.

Hay quien niega hechos como la evolución, el calentamiento global o que el sida es causado por un virus, diciendo que no se trata de verdades absolutas. No lo son, pero sí son el conocimiento actual aceptado por los expertos. Quizá este conocimiento llegue a cambiar, pero por el momento la actitud más sensata es aceptarlo como la versión más probable. Buscar verdades en la ciencia es ignorar cómo trabaja.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Rayuela
    Escrito por
    Rayuela Jugar es inventar una regla del juego, pero el juego cortazariano está muy determinado por reglas muy claras, de una elegante y persuasiva rigidez. La gratuidad de su fantasía tiene que ver con otra cosa,…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

  • Ese calor que te cambia la vida…
    Escrito por
    Ese calor que te cambia la vida… De mis veranos juveniles recuerdo la sensación de calor. En La Carolina, el calor del verano es asfixiante y nos obligaba a pasar la mayor parte del tiempo en bikini y remojadas. Las noches tenían…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glazunov, el heredero
    Escrito por
    Glazunov, el heredero Alexander Glazunov vivió lo suficiente como para asistir a las mayores convulsiones estéticas, políticas y militares que se produjeron entre mediados del siglo XIX y la primera mitad del siguiente. Vio la guerra mundial, la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El latido ancestral del bosque europeo
    Escrito por
    El latido ancestral del bosque europeo Donde estamos ahora, ya sea París, Londres, o Berlín, solía estar cubierto de inmensos bosques que llegaban hasta donde alcanza la vista. El sotobosque resonaba con los cascos de los bisontes, los uros, los caballos…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC