XXX: el poder de los cromosomas

XXX: el poder de los cromosomas Imagen superior: IRRI Photos, International Rice Research Institute (IRRI), CC

El debate sobre la relación entre natura y cultura en la condición humana —es decir, sobre qué tan determinantes son las contribuciones de nuestra parte biológica, en comparación con las de tipo social, para dar forma a las características, habilidades y personalidad de un ser humano— ha persistido durante siglos.

Por alguna razón, resulta especialmente molesto pensar que nuestra forma de ser, capacidades e incluso nuestro libre albedrío pudieran estar determinados por la biología. La libertad, entendida como la posibilidad de decidir qué hacer con nuestra vida, parecería esfumarse si resultara que nuestras inclinaciones o decisiones están, de alguna manera, controlados por nuestra naturaleza biológica.

Y cuando hablamos de biología nos referimos normalmente a los genes, esas instrucciones maestras que determinan no sólo qué proteínas pueden construir nuestras células, sino cuándo y cómo fabricarlas. Como las proteínas son las moléculas responsables de ejecutar prácticamente todas las actividades de un organismo vivo, los genes controlan indirectamente, en esta visión reduccionista, gran parte de nuestra vida.

Es debido a nuestra constitución genética que los humanos no podemos respirar debajo del agua o echar a volar en el momento que se nos antoje, como sí pueden hacerlo otras especies. Así como somos esclavos de leyes físicas como la de la gravedad, nuestra libertad está también limitada por nuestra herencia biológica.

Uno de los ejemplos más claros, aunque burdos, de la importancia de esta componente genética se da cuando falla uno de los procesos más sutiles de la vida. Se trata del momento en que, durante la división de una célula, los cromosomas recién duplicados, que forman parejas, se deben separar para dirigirse a cada extremo de la célula en división, que luego se convertirá en dos nuevas células independientes, cada una con su propio conjunto de cromosomas.

Hay ocasiones en que alguno de estos pares de cromosomas no se separa. Si la célula da origen a un óvulo o un espermatozoide, y el cromosoma en cuestión es el llamado X (del que las mujeres tienen dos copias, mientras que los hombres cuentan con una sola, junto con un cromosoma Y), puede nacer un ser humano que tenga tres cromosomas X, en vez de dos: XXX.

Lejos de poseer, como podría suponerse, excepcionales dotes sexuales, estas “superhembras” pueden presentar retraso mental e infertilidad. Si el fallo en la lotería cromosómica produce una combinación XXY, el resultado es el llamado síndrome de Klinefelter: individuos que invariablemente sufren deficiencia mental, genitales poco desarrollados y características feminoides. Finalmente, los “supermachos” (XYY) tienden a ser más altos que el promedio, pero su inteligencia es menor, y muy frecuentemente presentan tendencias agresivas.

¿Se requerirán más pruebas de cómo nuestra biología y nuestros genes, contenidos en los cromosomas, determinan fundamentalmente lo que somos?

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Biografía de un piano
    Escrito por
    Biografía de un piano Se lo ha comparado con una bañera, un sarcófago, una nave, una máquina mágica que oculta un alma capaz de darle vida orgánica. Es un piano de cola. Como la bañera y la música, sirve…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Leña al monte y agua al mar
    Escrito por
    Leña al monte y agua al mar Cuenta Baltasar Porreño, en sus Dichos y hechos del Señor Rey Don Felipe Segundo (Sevilla, 1639), que acudió un extranjero a la corte del todopoderoso Felipe II con la intención de venderle "un pedaço de unicornio"…

Cartelera

Cine clásico

  • El pretendiente
    Escrito por
    El pretendiente Esa mirada melancólica, esos ojos grandes y tristes, esa sonrisa desvaída, esa timidez que se resuelve en silencio, esos movimientos gráciles como si pisaras un salón de baile, esas manos tibias que apenas se cambian…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El pegamento del Hombre Araña
    El pegamento del Hombre Araña El Hombre Araña se caracteriza por trepar por las paredes. ¿Cómo lo logran las arañas? ¿Sería posible que un ser humano pudiera, realmente, imitarlas? Hasta hace poco se pensaba que las arañas se adhieren a…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • En memoria de Ferdinand Hiller
    Escrito por
    En memoria de Ferdinand Hiller Ni siquiera el centenario de este músico francfortés sirvió para repasar, al menos en parte, su obra. El compacto que hoy les recomendaré cumple acabadamente con iluminar la sección pìanística de ella. Pensemos que Chopin…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Bill Mollison, el padre de la permacultura
    Escrito por
    Bill Mollison, el padre de la permacultura Puede que tengamos que mirarnos al espejo, porque el tema del que voy a hablarles incluye un dilema ético. Veámoslo de este modo: pese a que la agricultura intensiva proporciona las ingentes cantidades de alimentos…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC