"Asesinato en la Bastilla", de Cara Black Destacado

¿Me estaré volviendo un adicto a las novelas policiacas? Lo digo porque desde hace unos meses sigo a dieta de misterios y de crímenes indescifrables. El más reciente es el que nos propone Cara Black en Asesinato en la Bastilla, una absorbente novela protagonizada por la carismática investigadora Aimée Leduc.

Cada aficionado ve en las novelas de este género lo que quiere ver: un ajedrez, una maquinaria de relojería en la que falta alguna pieza, una aventura laberíntica, un retrato de costumbres animado por el suspense... Yo busco, simplemente, literatura. Y si es posible, de buena calidad.

Hay muchas convenciones en una trama policíaca, y si el autor logra sorprendernos sin traicionarlas, ello quiere decir que domina a la perfección el arte de novelar. Así de sencillo.

Con Asesinato en la Bastilla, Cara Black no pretende encaprichar a los críticos, tirándose sin paracaídas al abismo de los experimentos narrativos. Al contrario. Su novela es un riguroso entretenimiento, sin una sola contraindicación, elaborado a conciencia por alguien que sabe bien lo que hace. Todas sus virtudes se resumen en una: el libro engancha al lector desde el primer párrafo, y ello basta para revalidar el prestigio de Black, una escritora que no sabe ni quiere defraudar a sus seguidores.

Es más: si ceden a la tentación de leer las veinte primeras páginas, no creo que puedan resistirse a los encantos narrativos de esta eficaz escritora.

Esta es la cuarta novela que Cara Black dedica a su personaje más popular, la detective privada Aimée Leduc: una suerte de Audrey Hepburn –ya saben, glamour y frescura a partes iguales– empeñada en resolver asesinatos inexplicables. Una vez más, Aimée recibe la ayuda de un viejo compañero a quien conoció en la Sorbona, René Friant, un tipo de corta estatura, capaz de desentrañar enigmas con esa facilidad con la que un hacker ejecuta un programa informático (Por cierto, atentos, porque esta alusión a los ordenadores no es casual).

En esta ocasión, Aimée se juega algo más que la reputación. Todo comienza en un lujoso restaurante del distrito de la Bastilla, donde coincide con una mujer con un atuendo muy similar al suyo: un top de seda chino. La mujer olvida el teléfono móvil. Cuando nuestra investigadora la sigue para devolvérselo, es asaltada en un oscuro pasaje.

A consecuencia de los golpes, su nervio óptico resulta dañado. Con una ceguera de incierto diagnóstico, Aimée lo tiene difícil para resolver el misterio que se le presenta: el asesinato de esa mujer que olvidó el celular.

¿Quién es el autor del crimen? Las primeras pistas apuntan hacia un ebanista, Mathieu Cavour, pero las cosas no son tan nítidas como un policía poco experimentado podría creer.

Black sitúa a sus personajes en un ambiente rico en detalles –aquí París cobra vida, en el mejor sentido– y no escatima esfuerzos a la hora de retorcer la intriga.

Estos y otros incentivos convierten Asesinato en la Bastilla en un libro muy atrayente, que no decepcionará a los amantes de las intrigas detectivescas. Eso lo garantizo.

Sinopsis

Aimée Leduc se encuentra cenando en un elegante restaurante cuando una mujer, ataviada con una chaqueta muy similar a la suya, abandona el local dejándose el teléfono móvil en la mesa. Aimée la sigue para devolvérselo, pero es atacada en un oscuro callejón. Al despertar en el hospital, maltrecha y ciega, descubre que la mujer a la que seguía ha muerto a consecuencia de un brutal ataque, cerca de donde ella misma fue asaltada. Lejos de sumirse en la autocompasión, la joven detective está decidida a ir hasta el fondo del asunto: ¿ha sido víctima de un asesino en serie?, ¿o acaso fue una confusión de identidades? ¿Será que alguien está realmente persiguiendo su muerte? Ciega o no, está dispuesta a llegar al fondo del asunto.

Cara Black vive en Noe Valley, San Francisco. Pertenece a diversas asociaciones literarias, como Sisters in Crime o International Crime Writers, pero hay una agrupación que ha influido en su obra por encima de todas las demás: Paris Société Historique. Fruto de su pasión por tal ciudad es la saga de novelas protagonizada por la investigadora Aimée Leduc, y para la cual se documenta con la ayuda de la policía y varios detectives privados de la ciudad. Con esta serie se ha ganado la admiración de sus colegas escritores. Alan Furst, Val McDermid o Stuart Kaminsky reconocen sus logros, y varios premios los avalan; entre otros, Cara Black ha obtenido el San Francisco Library Laureate y el Macavity, además de ser nominada tres veces para el Anthony.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © La Factoría de Ideas. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Siempre oí decir que el periodismo debe encararse con los hechos. Es algo que puse en práctica en una redacción de la Agencia EFE, donde aprendí a escribir para los periódicos.

Un día descubrí que todas las novelas que había leído y todas las películas que había visto iban a servir para algo. Gracias a esas dos aficiones, publiqué unos cuantos libros mientras redactaba artículos en las páginas de cultura del diario ABC y en revistas como Cuadernos HispanoamericanosAlbum Letras-Artes y Scherzo.

En tiempos ya lejanos, tuve que gastar muchas horas escribiendo entradas para las enciclopedias de Micronet y Microsoft, y también preparando exposiciones y proyectos de divulgación para el Instituto Cervantes. No sé si fue antes o después de aquello cuando empecé a soñar con una revista en la que tuvieran cabida, en igualdad de condiciones, la alta cultura y la cultura pop. Un día cualquiera a finales de 2006, ese proyecto echó a andar. Desde entonces, el equipo de The Cult busca la mejor literatura, el cine que merece ser visto, las exposiciones más atractivas y los descubrimientos científicos más relevantes.

Social Profiles

Entrevistas

Opinión

  • El dueño de la palabra
    Escrito por
    El dueño de la palabra Ha muerto Gabriel Garcia Márquez, un hombre singular en su inteligencia, su memoria, su capacidad de observación y su facilidad para hacernos amar nuestro propio idioma. Es cierto que los escritores nunca se mueren y…
  • ¡Pues ahora ya no me gusta!
    Escrito por
    ¡Pues ahora ya no me gusta! Todo comienza, por ejemplo, con un lector de la saga Canción de Hielo y Fuego. Estamos a comienzos del siglo XXI, y alguien le ha recomendado este violento y tumultuoso folletín escrito por el magnífico…
  • No más linces atropellados
    Escrito por
    No más linces atropellados ¡Uno más la semana pasada y ya van cuatro!… Este es el número de linces atropellados en el primer trimestre de 2014. Si seguimos a este ritmo, este año superaremos las dramáticas cifras de 2013,…
  • El pesimista optimista
    Escrito por
    El pesimista optimista Frente a un equívoco frecuente, creo que hay que distinguir entre el optimismo y el pesimismo en cuanto actitudes ante la vida y, por otra parte, lo que es una valoración optimista o pesimista acerca…

Tercera cultura

  • The Cult, la revista de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con naturalidad, regalándonos emociones, asombro y reflexión.…

Cartelera

Música

Ciencia y tecnología

Televisión

Cine clásico

Arte y exposiciones

Diseño y tendencias

Fotografía