"El diario de la princesa", de Carrie Fisher

Escritura y memoria. Lo que algunos autores logran alrededor de estos dos términos puede ser genial, pero no siempre resulta sincero. Carrie Fisher logra en estas páginas precisamente eso: convencernos de que hay una verdad que va asentándose a lo largo del relato, convertido hoy, tras la inesperada muerte de la actriz, en una suerte de autobiografía póstuma.

Pese a su impulsividad y a sus dolencias mentales, Fisher se enfrenta al tópico de la decadencia, y en este caso, derrocha encanto y pone en funcionamiento una inteligencia afinadísima. En este sentido, una de las sorpresas de estos diarios es que la autora, sin escudarse ni siquiera en la ironía, muestra su lado más frágil. De hecho, resulta conmovedora su confesión más llamativa: ese amor primerizo ‒ella tenía diecinueve años‒ que sintió por Harrison Ford cuando rodaban La Guerra de las Galaxias en los estudios Elstree, cerca de Londres, en Borehamwood.

Traigo esto a cuenta porque el libro incluye más revelaciones y anécdotas, pero sin duda, la más interesante e íntima es la que incluye ese romance, que comienza en una fiesta bastante insana, en la que ella es acosada por el equipo inglés. Ford la libera del previsible abuso, y surge entonces una relación secreta entre él, un tipo casado, lejos e su familia, y ella, una aspirante a actriz deslumbrada por su compañero de reparto.

Nos hallamos ante un libro fascinante para cualquier amante del cine. Fisher habla de sus comienzos en Hollywood, de sus relaciones con su madre, Debbie Reynolds, y con ese padre que las abandonó, el crooner Eddie Fisher, seducido por Elizabeth Taylor.

Fisher reflexiona con lucidez y con cierto distanciamiento sobre la celebridad: ese veneno que heredó por vía materna y que la acompaño desde que era una adolescente. Al fin y al cambo, ella también formaba parte de la aristocracia hollywoodense, un linaje antiguo pero no siempre feliz.

En su anterior libro de memorias, Wishful Drinking (2008), Carrie Fisher ya escribió sobre su trastorno bipolar y sobre ciertas adicciones. Aunque en esta nueva obra conserva el mismo sentido del humor y no teme ponerse en ridículo, el tono es más sentimental. Es cierto que detalla con mucha gracia el delirante entorno en el que se rodó Star Wars, pero la clave de su escritura es un ajuste de cuentas con ese pasado ‒tierno, doloroso, frustrante‒ que comparte con Ford.

Hay otra clave de lectura sumamente interesante, y es que, entre líneas, la autora parece preguntarse qué diablos pinta ella en esas convenciones de fans, rodeada de bulliciosos cosplayers y cazadores de autógrafos. Supongo ‒y esto ya es una especulación mía‒ que esa amargura tiene que ver con la diferencia de oportunidades que la separó de su madre. Condenada a ser Leia hasta la muerte, Carrie Fisher no tuvo la ocasión de distanciarse de su personaje y demostrar que su talento iba mucho más allá de la space opera y de los bikinis metálicos.

Sinopsis

Cuando Carrie Fisher descubrió los diarios que había escrito durante el rodaje de La guerra de las galaxias, la primera película de la trilogía Star Wars, le asombró descubrir unos ingenuos poemas de amor y unas cándidas reflexiones que apenas reconocía. Hoy Carrie Fisher ha pasado a la historia como actriz e icono pop, pero en 1976 solo era una chica de diecinueve años perdidamente enamorada de su compañero en la pantalla, Harrison Ford.

Con extractos de sus cuadernos manuscritos, El diario de la princesa es el recuerdo íntimo y revelador de lo que sucedió dentro y fuera de uno de los sets de rodaje más famosos de todos los tiempos. Pero Fisher también reflexiona sobre la fama y el absurdo de una vida inventada por la realeza de Hollywood. La sinceridad de sus palabras convierte este libro en las conmovedoras memorias de la inolvidable princesa Leia Organa.

Carrie Fisher (1956-2016) fue una actriz mítica por su papel como princesa Leia Organa en la primera trilogía de Star Wars. Pero su brillante carrera incluyó muchas otras películas, entre ellas Shampoo, The Blues Brothers y Cuando Harry encontró a Sally. Como autora, escribió cinco novelas (una de ellas adaptada al cine con Shirley MacLaine y Meryl Streep como protagonistas) y dos libros de memorias. La experiencia de Fisher con las adicciones y las enfermedades mentales, y su disposición a hablar de ello, la convirtió en una solicitada conferenciante. El diario de la princesa es su último libro publicado.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Nova, Ediciones B. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • Cómo ser infiel a un autor
    Escrito por
    Cómo ser infiel a un autor Cuando leí en 2006 El nuevo pensamiento, un libro dedicado a Franz Rosenzweig, me quedé con la sensación de que había ideas muy interesantes pero que era necesario ser infiel a Rosenzweig, a sus verdaderos deseos…
  • "Robinson Crusoe" visto por Luis Buñuel
    Escrito por
    "Robinson Crusoe" visto por Luis Buñuel En México y en 1953, Luis Buñuel dirigió una adaptación de Robinson Crusoe. La película, cuyos negativos originales se dan por perdidos, fue reconstruida, con las limitaciones pensables, por la Televisión Española (1989). Faltan fotogramas…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Experimento mortal
    Experimento mortal Nada más terrible que una muerte inútil. El 27 de diciembre de 2009 se anunció la de Christine Maggiore, destacada activista norteamericana a favor de una idea tan absurda como peligrosa: que el sida no es causado…

Cartelera

Cine clásico

  • Hacerse un “tennessee”
    Escrito por
    Hacerse un “tennessee” Blanche Dubois es una mujer madura que pertenece a una rancia familia del sur venida a menos. Las circunstancias de su vida la llevan a tener que vivir en Nueva Orleáns con su hermana pequeña,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Del cancionero de Alexander Zemlinsky
    Escrito por
    Del cancionero de Alexander Zemlinsky En la Viena de la preguerra de 1914, la figura de Alexander Zemlinsky actúa como un puente entre la herencia y la revolución, personificada ésta en su alumno y pariente Arnold Schoenberg. Quizá sea su…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La incredulidad darwiniana
    La incredulidad darwiniana Según el filósofo Daniel Dennett, la tendencia que tenemos los seres humanos a atribuir intenciones —inteligencia— no sólo a nuestros congéneres, sino a otros seres vivos e incluso a objetos inanimados es una estrategia de…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC