"Florido granado caduco marchito", de Sara Baume

Calmado, intimista, profundo. Así es el relato de un narrador que nos interpela desde su soledad, con tres elementos que configuran la totalidad de su historia: el recuerdo de los familiares que ya no están, el amor por los libros y la presencia de un perro que cataliza todas esas emociones.

De hecho, el protagonista, Ray, se dirige a ese terrier tuerto como si éste fuera el perfecto ‒y casi único‒ interlocutor que puede comprender el rumbo que ha ido tomando su destino. Los miedos, los sentimientos cotidianos de ausencia o frustración, los destellos puntuales que rompen la monotonía... todo ello se convierte en una suerte de silencioso diálogo entre Ray y ese perro al que convierte en partícipe de su existencia.

En realidad, lo que aquí se ofrece al lector no es tanto una historia lineal como el reflejo atmosférico de un año en la vida del protagonista, relatado a la manera de un collage lírico, insinuante y conmovedor.

Su autora, la irlandesa Sara Baume, transforma lo que en otras manos hubiera sido una colección de consideraciones existenciales en una lectura poética, crepuscular, muy interesante en la forma pero aún más notable en el fondo, donde se despliegan sentimientos tan sutiles como la compasión y la certeza de la mortalidad.

En este sentido, hay otro personaje que sobrevuela cada página: el recuerdo ‒o quizá debería decir el fantasma‒ del padre de Ray. Su descripción es tan vívida y desoladora que uno concluye la lectura con el mismo sentimiento de pérdida que atañe al narrador. En el fondo, se trata de un detalle sobrevenido, dado que esa figura paterna también fue una ausencia antes de morir.

Baume tiene un don para transmitir dos impresiones que sólo están reservadas a los grandes escritores: la sensación de extrañeza y el sentido de la maravilla. Y ambas son imprescindibles para construir toda una novela alrededor de un tipo como Ray, poco inteligente y condenado por las circunstancias a una suerte de exilio social, mitigado únicamente por su biblioteca, por la constante presencia de su mascota ‒un inmejorable compañero al que aprecia con devoción‒ y asimismo por la intensidad de esa Irlanda costera, silenciosa, descrita aquí con amplitud de recursos.

Tanto por la sensualidad de su prosa como por la emotividad que rebosa en cada uno de sus capítulos, Florido granado caduco marchito constituye una sorpresa extraordinariamente agradable para el lector.

Sinopsis

He aquí la historia de amor entre un hombre y sus libros, y entre ese mismo hombre y su perro, resumen argumental que no desdice la originalidad de Florido granado caduco marchito, una novela en la que no se humaniza a los animales y los libros no salvan a nadie, una conversación a una sola voz en la que transcurre a través de las cuatro estaciones, digamos metafísicas, del título. Eso y una serie de palabras sencillas, convertidas por obra de «una escritora tocada por la grandeza» en «obra maestra del lenguaje», en poesía. La primera novela «humilde», y no por eso menos «artísticamente insigne», «singularmente imaginativa», «a veces cómica y a veces desgarradora», «sorprendente», «auténtica», «ambiciosa», «triste, sólida, frágil, ingeniosa» y «rebosante de vitalidad» de Sara Baume, que tiene un perro tuerto pero dice haberse inventado esta historia que solo ella podía inventar.

Sara Baume nació en Irlanda en 1984. En 2014 obtuvo el premio Davy Byrnes por un libro de relatos que también le valió el premio Hennessy en 2015, dos de los mayores reconocimientos literarios de su país. Florido granado caduco marchito fue nominada por los lectores de The Guardian como mejor primera novela en la edición más reciente del premio.

Traducción de Isabel Ferrer y Carlos Milla.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Turner. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2007, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (TheCult.es), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las artes.

launicaperfil

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Reglas para leer filosofía
    Escrito por
    Reglas para leer filosofía Hace más de 20 años, hacia 1989, me di a mí mismo unas reglas para leer a los filósofos. Son las siguientes: 1. Leer a los filósofos en sus obras originales. Hasta no tener un…
  • Un Greco barroco
    Escrito por
    Un Greco barroco Con motivo del centenario del Greco, el Museo del Prado propuso una exposición comparatista en la cual se alternaron obras del maestro con otras de autores que lo siguen en el tiempo hasta llegar a…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • El misterio del rosa clarito
    El misterio del rosa clarito En el volumen correspondiente al último trimestre de 1979, el Journal of Orthomolecular Psychiatry incluía un estudio sobre los efectos del color en la conducta humana. En concreto, el color rosa. Más concretamente,…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Pornopop, clasificado 'S'
    Escrito por
    Pornopop, clasificado 'S' El destape, esa época que todos consideramos casposa cuando daba sus últimos coletazos, está siendo revisada con añoranza. Primero fue Torremolinos 73, aunque en versión más porno casero, de Pablo Berger. [En 2008] vimos Los…
  • Vincenzo La Scola, a solas con Puccini
    Escrito por
    Vincenzo La Scola, a solas con Puccini Asistimos con curiosidad y respeto a la evolución vocal del tenor palermitano Vincenzo La Scola, de sus Ernesto, Nemorino, Rodolfo, Pinkerton o Alfredo del inicio a los Pollione, Riccardo, Alvaro, Radamès o Turiddu de la…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia