"Parar en seco", de William Ospina

Con el hombre de por medio, la situación del medio ambiente se mueve en un equilibrio frágil y los riesgos crecen. Y no hay forma de distinguir entre esas extinciones que tardaron milenios en verificarse y las que, de forma súbita, provoca nuestra especie con un desdén asombroso. La biodiversidad se convierte entonces en la meta de una carrera contra reloj: la que protagonizan, en paralelo, quienes desean salvar el planeta y quienes ignoran todo el daño que nuestra especie puede llegar a causar.

Ahora visualicen el síntoma obvio de este deterioro ambiental ‒el cambio climático‒ y entenderán con facilidad lo que ha motivado al escritor colombiano William Ospina (Padua, Tolima, 1954) este alegato que lleva por título Parar en seco.

Tomando como referentes dos obras con la misma inquietud, La situación humana (The Human Situation: Lectures at Santa Barbara, 1959), de Aldous Huxley, y La ira de la tierra (Our Angry Earth: A Ticking Ecological Bomb, 1991), de Isaac Asimov y Frederick Pohl, Ospina desgrana sus pensamientos con una meta práctica ‒el abandono de los combustibles fósiles y el empleo generalizado de energías limpias‒ y otra meta humanista, que él se plantea como esencial ante esas catástrofes que empiezan a confirmarse a lo largo y ancho de la corteza terrestre.

En este sentido, Ospina toma impulso a partir de certezas científicas para denunciar "la era de la dominación estúpida y carente de escrúpulos de los humanos sobre la naturaleza". Una era que, amparada en la soberbia, podría tener el peor de los desenlaces en un plazo que puede acortarse si no se ponen en marcha medidas serias y tajantes.

"El calentamiento global ‒escribe‒ no es otra cosa que una fiebre planetaria, pero toda fiebre es el síntoma de una enfermedad que puede minar, no apenas la salud de unas especies, sino la totalidad de la vida". Esta afirmación, que nos recuerda las advertencias de biólogos de la talla de Edward O. Wilson, sirve de punto de partida en un trayecto que lleva a Ospina a reflexionar sobre las motivaciones culturales, filosóficas e históricas del cambio climático y la crisis de biodiversidad.

Pese a su brevedad ‒69 páginas‒, el libro de Williams Ospina situá bajo la lupa nuestro modelo de progreso, y capítulo a capítulo, se convierte en una defensa de lo que supone vivir en equilibrio con la naturaleza, y asimismo en el anuncio de unas consecuencias que pagarán las nuevas generaciones.

Sinopsis

"Cuando en el mes de marzo de 2016 los diarios mostraron que se había blanqueado la barrera coralina de Australia, muchos en el mundo tuvimos la sensación de que la hora definitiva está llegando".

Así comienza Parar en seco, el último ensayo de William Ospina que, en su tono siempre dotado de humanidad, advierte de las graves consecuencias del cambio climático que, sin lugar a dudas, ya están teniendo lugar. Para ello, conduce al lector por un viaje que atraviesa los siglos, en el que analiza la evolución de la conciencia humana y la relación del hombre con la naturaleza, a través de la mirada de personajes tan relevantes como Cristo, Buda, Diógenes, Platón o Hölderlin."

"La era de la dominación estúpida y carente de escrúpulos de los humanos sobre la naturaleza, podría dar lugar a una súbita mutación que vuelva a hacer de nosotros la más frágil de las especies. Y ello habrá ocurrido, asombrosamente, gracias a nuestro talento, nuestro saber y nuestra insuperable soberbia. Es probable que sólo hayamos empezado a advertirlas cuando buena parte de las alteraciones ya estaban en marcha. No es fácil decir cuándo comenzó el ser humano a ser consciente de sus propios maleficios. (...) Cuando Humboldt, a mediados del siglo XIX describió la tierra como un organismo viviente, en el que todo depende de todo, en el que no hay movimiento que no tenga su réplica ni fenómeno que no aliente su contrario, ya estábamos advertidos de que toda alteración del equilibrio forzosamente producirá consecuencias".

Parar en seco es, sobre todo, un aviso para navegantes.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Navona. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • Nostalgia ¿de qué?
    Escrito por
    Nostalgia ¿de qué? En La verdadera historia de las sociedades secretas me referí a esa admiración, frecuente en ciertas sociedades secretas, pero también en otros ámbitos sociales, hacia un pasado ordenado y jerárquico, de caballeros con armaduras y caudillos decidididos…
  • La cultura del tabaco
    Escrito por
    La cultura del tabaco He visto, en medio siglo, pasar el humo del tabaco del castigo al castigo, dejando en el centro una época de “permisionismo” que, más o menos, coincide con mi juventud. En mi niñez, en un…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Ética científica
    Ética científica ¿Qué es bueno y qué es malo en ciencia? Hay quien piensa que los juicios de valor de este tipo no tienen lugar en una disciplina cuyo único objetivo es producir conocimiento acerca de la…
  • El precio de la independencia: el olvido...
    Escrito por
    El precio de la independencia: el olvido... "¿A qué se debe el desconocimiento en que hoy se tiene a Juderías? Quizás al hecho de que en vida no estimó necesario pertenecer a ningún partido o grupo de interés claramente identificable. Hombre independiente,…

Cartelera

  • Crítica: "Colossal" (Nacho Vigalondo, 2016)
    Escrito por
    Crítica: "Colossal" (Nacho Vigalondo, 2016) Nacho Vigalondo es un director muy conocido en ciertos círculos, y goza de una considerable popularidad más allá de nuestras fronteras por sus películas ‒en especial, por Los cronocrímenes (2007)‒. Además, es toda una estrella…
  • Crítica: "Cars 3" (Brian Fee, 2017)
    Escrito por
    Crítica: "Cars 3" (Brian Fee, 2017) Salvo en casos excepcionales (Kubo, Del revés), el cine estadounidense de animación no corre riesgos. Ante el mínimo éxito, la maquinaria de explotación se lanza a la fabricación de secuelas, spin-offs, derivaciones (¿cuántas parodias de…

Cine clásico

  • Flores blancas, tumbas negras
    Escrito por
    Flores blancas, tumbas negras Anderson (Gene Hackman) y Ward (Willem Dafoe), dos agentes del FBI de Hoover, investigan, en el verano de 1964, la desaparición de tres jóvenes activistas del movimiento pro derechos civiles “Verano de la libertad”, en…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "VerSons" (2013), de Abe Rábade
    Escrito por
    "VerSons" (2013), de Abe Rábade Comenzamos la escucha de VerSons (Nuba + Karonte Records, 2013), el noveno trabajo de Abe Rábade, con una sorprendente versión de "Solar", el tema que Miles Davis inmortalizó en su álbum Walkin' (1954). Desde…
  • La magia de Beniamino Gigli
    Escrito por
    La magia de Beniamino Gigli El de Recanati cantó Canio de Pagliacci por vez primera en 1934 para el disco; en escena lo debutó años después, en 1942 en Roma. Iniciada la sesentena es aún capaz su Canio de arrasar…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La cueva de Ikim-tzotz
    Escrito por
    La cueva de Ikim-tzotz “Ikim tzotz, ikim tzotz.” Aquellas palabras mayas no dejaban de dar vuelta en mi mente mientras nos preparábamos para otro día de trabajo de campo en las cuevas de Yucatán. “Estaba loco el viejito, ¿no?”,…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC