Del cancionero de Alexander Zemlinsky

En la Viena de la preguerra de 1914, la figura de Alexander Zemlinsky actúa como un puente entre la herencia y la revolución, personificada ésta en su alumno y pariente Arnold Schoenberg. Quizá sea su obra cancioneril, con un centenar de títulos, el escenario donde estas matizaciones se advierten con mayor claridad y alcanzan su mejor resolución. Espigar esta parte de su catálogo, en buena medida exhumado póstumo, entre su vida germánica y su exilio norteamericano, es una tarea ímproba y de interesantes alcances. La presente antología es una hábil producción que nos permite recorrer su historia estética con variados registros.

El joven Zemlinsky se formó a la sombra de Brahms, y así se advierte en las Siete canciones fechadas entre 1889 y 1890. Son páginas juveniles, brahmsianas de necesidad, que utilizan diversos textos de los poetas más cantados por entonces (Heine, Eichendorff, Hoffmann von Fallersleben), algunos ya tratados por anteriores maestros. En cambio, la apelación a Maeterlinck (Seis cantos del opus 13), tenida por lo mejor de su faena, nos lleva al mundo delicuescente y crepuscular del decadentismo y el simbolismo latinos. El piano, en cualquier caso, tiene un rol destacado, de parigual importancia al de la voz.

Otro mundo es el de los Cantos valseados que elaboran melodías populares toscanas de Ferdinand Gregorovius y son un curioso maridaje entre el ritmo ternario y bailable de la Europa Central con el populismo folclorizante que impone la poesía ingenua de los textos. Una síntesis de ambas tendencias –Brahms y las sugestiones wagnerianas al borde espinoso del expresionismo que en la canción consiguió Wolf, antecesor del joven Schoenberg– se advierte en las Cinco canciones compuestas entre 1895 y 1896, donde fluyen variadas fuentes, sin excluir el orientalismo del Soneto oriental sobre palabras de Grasberger y la teatralidad contenida en los poemas de Wertheimer. En cuanto a las dos pimpantes Canciones de cabaret (1901), basta el título para anunciarnos un desenfado suburbial y algo canalla, propio de los tabladillos cabareteros, que será el ote de un Kurt Weill. Un menú sabroso y variopinto al cuidado de dos especialistas en este mundo transicional, menos frecuentado que su merecimiento.

Disco recomendado:

ALEXANDER VON ZEMLINSKY (1871-1942): Canciones Hermine Haselböck, mezzo-soprano. Florian Henschel, piano / BRIDGE / Ref.: BRIDGE 9244 (1 CD) D2

Copyright © Blas Matamoro. Imágenes y notas informativas extraídas de diverdi.com. Este artículo se publica en The Cult por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

 

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Mundo metro
    Escrito por
    Mundo metro Viajando sin horarios y sin metas, el metro es un buen observatorio de la vida social (¿habrá otra?). Se trata de una suerte de cápsula –el andén con sus túneles, escaleras y pasadizos–, a la…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Roland Barthes vs Umberto Eco
    Escrito por
    Roland Barthes vs Umberto Eco Peter Watson en Historia intelectual del siglo XX dice, al final de un capítulo dedicado a la Francia de finales de la década de 1950, que aquel momento era "... la última ocasión en que…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Blondie: "Parallel Lines" (1978)
    Escrito por
    Blondie: "Parallel Lines" (1978) Parallel Lines, de Blondie, es el ejemplo más perfecto de cómo acopló este grupo el power pop de los sesenta en la nueva ola. El álbum se convirtió en uno de los mayores éxitos de…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Esplendor y caída de un emperador
    Escrito por
    Esplendor y caída de un emperador En varios grupos de animales hay especies que por su belleza o majestuosidad destacan sobre las demás y reciben nombres con tintes nobiliarios. Así, existen pingüinos emperador, zopilotes rey y hasta animales que en su…