Músicas para violonchelo y cuerdas de Victor Herbert

Tanto la comedia musical norteamericana como el cine de Hollywood tienen una enorme deuda con la cultura del espectáculo de la Europa Central.

Así ocurrió con los fundadores de la opereta del Nuevo Mundo, Rudolf Friml, Sigmund Romberg y el irlandés de formación alemana Victor Herbert.

Su matrimonio con una cantante de ópera lo llevó a Nueva York, donde afincó en incansables sesiones de violonchelo solista, director de orquesta y compositor de muy variado estro.

Si bien perdura por un generoso listín de melodías y algunos de sus títulos insisten en los escenarios (baste recordar Novios y La malvada Marietta) su catálogo se expande por obras de salón, conciertos para su instrumento favorito, cantatas y hasta la ópera de gran formato y modesta fortuna. Las revistas de Ziegfield lo condujeron al cine sonoro de manera póstuma y hasta algún filme contó su aproximada biografía.

Este compacto rescata páginas del Herbert infrecuente, donde luce su fino taller en la pequeña formación para cuerdas y una vena melódica seductora, con toques de voluptuosa melancolía y desgarros pasionales.

Representa ese ambiente de la emigración, que en las tardes y noches de la Nueva Inglaterra evocaba las veladas de Brighton o Baden-Baden. Había nostalgia de lo abandonado en ultramar pero también la libertad imaginativa de América. Escuchándolas no sólo admiramos al exquisito emigrado sino que nos vienen a la memoria escenas de las novelas de Henry James, con esos estadounidenses extrañados de su tierra en Europa y de Europa en su tierra.

Es sabido que la distancia es buena consejera de la creación artística y, en el caso de Herbert, resulta agradable explorar esta música hecha a solas, lejos de las salas abarrotadas de aplausos y propinas. También, lejos de las liquidaciones de derechos, en la gratuidad de la intimidad y la inspiración.

VICTOR HERBERT (1859-1924): Serenata para orquesta de cuerdas, Op. 12; Siete piezas para violonchelo y orquesta de cuerdas y Tres piezas para orquesta de cuerdas Maximilian Hornung, violonchelo. Suedwestdeutsches Kammerorchester Pforzheim . Sebastian Tewinkel, director / CPO / Ref.: 777576-2 (1 CD) D2

Copyright © Blas Matamoro. Imágenes y notas informativas extraídas de diverdi.com. Este artículo se publica en The Cult por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

 

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • La filosofía perenne
    Escrito por
    La filosofía perenne Aldous Huxley tenía la curiosa costumbre de escribir libros en los que atacaba algunas cosas que con el tiempo acabaría elogiando. Lo hizo con sus primeras narraciones cínicas y nihilistas en los años veinte, que…
  • La grave juventud
    Escrito por
    La grave juventud Cuando éramos chicos, la gravedad parecía patrimonio de los viejos y la vejez se asociaba a la cuarentena. De ahí en adelante, la suerte diría cuánto podría durar. La juventud, o su tópico, era la…
  • Aquellos seres
    Aquellos seres La carrera es larga, casi interminable, pero él parece ir a la delantera. Se desplaza sólo un poco más rápido que sus hermanos, pero quizá eso baste para que haya esperanza de ganar…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El pájaro Max y el caballo Leonora
    Escrito por
    El pájaro Max y el caballo Leonora Será en View, en el monográfico que esta revista dedicó a Max Ernst (marzo/abril de 1942) donde Leonora reúna, por última vez, la iconografía que ambos amantes habían tomado como suya propia. Ese lenguaje secreto…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Lo que no se planteó hacer Verdi
    Escrito por
    Lo que no se planteó hacer Verdi Es raro que Verdi, que admiraba a Alessando Manzoni hasta la adoración y que tenía como lectura de cabecera su preciosa obra I promessi sposi (Los novios), no se planteara (¿atreviera?) pasar al pentagrama tan…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC