Fugarse de la música

La fuga es una forma musical que debe su nombre al hecho de que –simplificando mucho las cosas– un tema parece escaparse, fugarse, a fuerza de ser repetido por varias voces, tanto de cantantes como de instrumentistas. Pero no trataré del tema por ser en sí mismo muy especializado y en mí mismo, de evidente insuficiencia. Me referiré a otra fuga que tiene atinencia musical aunque una forma mucho menos precisa. Me refiero a la escapada de buena parte del público en los intervalos de un concierto o una ópera con música contemporánea. Pongan ustedes los ejemplos y consideren lo contemporáneo desde donde mejor les parezca.

Popol Vuh, de Alberto Ginastera

Importantísimo CD del sello Neos consagrado a dos obras mayores, entre ellas el imponente y póstumo Popol Vuh, del considerado por muchos como el mejor compositor que ha dado Latinoamérica.