logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

El pasado se encarnó en el presente de los primeros descubridores de América. Confundieron los manatíes con las sirenas de las antiguas leyendas griegas, y dejaron constancia de ello en sus diarios y escritos. Dio buena cuenta de ello el historiador, escritor y folclorista peruano José Durand Flórez en su libro irrepetible: Ocaso de sirenas. Esplendor de manatíes (FCE, 1950, reeditado en 1983).

El hecho de que sea conocida no disminuye el ingenio de la respuesta que J. B. S. Haldane dio a un miembro de la Iglesia de Inglaterra, cuando éste le preguntó: “Según usted, ¿qué característica destacaría del Hacedor de la Naturaleza?” “Una gran debilidad por los escarabajos”, contestó Haldane, haciendo referencia a que es el grupo mas diverso de la tierra.

Cómo no sentir la tentación de afirmar que solo hay dos días en el trópico: cuando llueve y cuando está soleado. En ambos casos, el efecto es semejante. Es fácil terminar cubiertos de sudor en las jornadas de sol y calados en las de tormenta.

Hace un rato que la Cruz del Sur nos ha abandonado. Es la señal de entrada de la noche profunda. Acompañados solo por el sonido constante de la marea, recorremos kilómetros de playa en busca de tortugas que “desembarcan” para desovar.

Decir George Orwell es pensar en 1984 y Rebelión en la granja. Pero este autor no dejó de escribir obras largas y piezas cortas con una gran dosis de anticipación y, en cualquier caso, muy gratas de leer hoy en día.

A la séptima edición de la Semana Gótica de Madrid (SGM), celebrada a lo largo del mes de octubre de 2016 (sí, la SGM dura todo el mes de octubre), se ha incorporado el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC). Utilizando el título Extrañas criaturas habitan el Museo Nacional de Ciencias Naturales, ha producido una ‘intervención’ en la exposición permanente de Biodiversidad, relacionando personajes, obras y películas del universo gótico con materiales expuestos en sus vitrinas.

En biología los animales tienen nombre y apellidos. Organizar el mundo natural no ha sido tarea fácil. Carlos Linneo propuso un sistema binominal de nombrar a los organismos. El primero designa parentesco y lo comparte con organismos semejantes. El segundo, sólo se le aplica a él.