graciasportadadefesq

"¿Clonar humanos?", de Francisco J. Ayala

Es una pregunta digna de Hamlet. ¿Clonar humanos?  La idea no sólo zumba en los oídos de los investigadores, sino en los de cualquier ciudadano que se interese por un porvenir cada vez más vertiginoso e impredecible.

El superpoder de la ciencia ficción –la de excelencia– es poder, si no predecir, sí atisbar el futuro: proporcionarnos un vistazo de lo que podría llegar a ser, gracias al incesante progreso de la ciencia y la tecnología.

Muchas veces la mejor solución a un problema es copiar las características y procesos de otros seres vivos.

Las pruebas en especies no humanas estimulan la investigación científica, pero también las protestas de defensores de la fauna, que denuncian trato inequitativo y sufrimiento de los animales. ¿Es posible evitar estas pruebas?

Había una vez un bioingeniero llamado Kevin Kit Parker que quería construir un corazón. No por ambición superflua, sino porque deseaba poder reparar corazones dañados, o sustituirlos por otros diseñados a la medida. Visitando un acuario, vio el grácil nado de una medusa y de pronto pensó: “¡creo que puedo construir eso!”.