Trestesauros500

Cuando George Roy Hill filmó Dos hombres y un destino (Butch Cassidy & the Sundance Kid, 1969), los delincuentes encarnados por Paul Newman y Robert Redford no eran unas figuras relevantes dentro de la historia del oeste norteamericano.

"Desde el principio –confiesa Paul Newman– supe que sería el mejor título de toda mi carrera. Me gustó aquella especie de camaradería viril que ya no suele ser habitual en el cine".