graciasportadadefesq

A los 30 años recibió en Múnich uno de los más prestigiosos premios internacionales de Taxonomía [el R.J.H. Hintelmann Scientific Award for Zoological Systematics, en 2008]. Investigador contratado del Departamento de Biodiversidad y Biología Evolutiva del Museo Nacional de Ciencias Naturales [entre 2007 y 2008, antes de realizar sus investigaciones en el Centro de Biología Evolutiva de la Universidad de Uppsala, entre 2008 y 2010, y en el Departamento de Herpetología del Museo Americano de Historia Natural, a partir de 2010], José Manuel Padial, reflexiona sobre una de las disciplinas científicas más antiguas.

Documentos existentes en archivos de Madrid y Nápoles han permitido conocer que a lo largo de su vida Carlos III tuvo cuatro elefantes, a los que visitaba con regularidad por encontrarlos particularmente inteligentes. Este artículo sintetiza la historia de los elefantes reales y su impacto en las cortes napolitana y española del siglo XVIII.

El esqueleto de megaterio que hoy podemos admirar en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid es, sin ninguna duda, uno de sus tesoros más valiosos. Descubierto en 1787 en la por entonces América española, este gigante iba a tener un papel protagonista en la aventura de comprender la historia de la vida sobre el planeta.

El Museo Nacional de Ciencias Naturales es una institución pública y como tal está abierta a la sociedad. Particulares, entidades y empresas recurren con frecuencia al MNCN para solventar dudas, realizar consultas. Y el Museo responde. Iniciamos con esta sección el anecdotario de las consultas más interesantes.

En la colección de Paleontología de Vertebrados del MNCN hay más de una docena de ejemplares de ictiosaurios muy completos, provenientes de Alemania. Aunque se consideraban adquiridos por José Royo y Gómez en la década de 1920, como resultado de intercambios de material científico realizados en sus viajes al extranjero, se comprueba documentalmente que son anteriores.

Aunque desde hace casi un siglo el Diplodocus contempla impasible la afluencia de visitantes del MNCN, su llegada no resultó sencilla. Existen, además, una serie de curiosidades que rodean a su historia y que quizá sean menos conocidas.

Mudanzas

Oh, sí, mucho antes de ver una gran serpiente en el campo supe de su existencia pues en las primaveras dejaba su antigua piel entre las hierbas, una piel ya seca pero entera y cuya vista me atraía y a su vez repelía, pues me hacía imaginar la delicada y suave operación de muda con que debía haberse hecho y me impresionaba ante un potencial y cercano, aunque irracional, peligro.

Lo bueno de ser un autor de culto, y Charles Darwin lo es, es que permite el continuo acudir a sus obras y sacar a la luz más fácilmente errores de interpretación y opiniones sesgadas que, de otra manera, podrían quedar establecidas como verdades incuestionables.

16 de abril de 1833. Un oficio del ministro Cea Bermúdez dirigido a la Junta de Protección del Museo comunica el deseo de la Reina María Cristina de aclimatar y multiplicar en los Reales Sitios una “mosca luminosa” muy común en Nápoles, la tierra de origen de la monarca.

Juan Moreno Klemming (Madrid, 1954) es profesor de investigación del Departamento de Ecología Evolutiva del MNCN (CSIC), vicepresidente de la Sociedad Española de Etología y uno de los más entusiastas defensores de la vigencia de la teoría de Darwin. Su libro Los retos actuales del darwinismo ¿Una teoría en crisis? (Síntesis, 2008) intenta demostrar que la evolución por selección natural es un hecho incontrovertible y que lo que afirmó Darwin no sólo resiste la prueba del tiempo, sino que lo están corroborando las últimas investigaciones de todos los campos de la Biología