graciasportadadefesq

En la ceremonia de los Oscars de 1994 esta película pasó desapercibida a pesar de sus siete nominaciones. Fue el año de Forrest Gump y, en menor medida, de Pulp Fiction, así que la cinta se quedó rezagada en el aplauso del público y la consideración de la crítica hasta que el boca a boca comenzó a surtir efecto.

Espadachines inmortales que se retan a duelo a lo largo de los siglos bajo una contundente premisa: "Sólo puede quedar uno". Con este punto de partida emprendió su andadura una de las sagas más populares de los ochenta.

En 1987, el director Walter Hill el guión de su nuevo proyecto a Nick Nolte, junto a quien ya había trabajado en Límite: 48 horas.