graciasportadadefesq

Cualquier conversación acerca de esta tercera entrega de la extraña serie Cloverfield girará alrededor de su distribución, y probablemente ignore la película en sí, que no deja de ser una divertida, aunque algo caótica, serie B de ciencia ficción "directa a vídeo".

Todas las historias, incluso las más inesperadas, tienen un punto de partida. Esta no es una excepción. En 2006, los lectores de cómics ya nos habíamos acostumbrado a encontrarle un lado oscuro a los superhéroes. Gracias a esa rutina, no creo que a Mark Millar le llevase mucho tiempo decidir que una bronca en condiciones era lo que necesitaba el universo Marvel para convencernos de que el espíritu boy-scout era cosa del pasado.



La película está inspirada en una historia real acontecida durante la Gran Guerra, el día de Nochebuena de 1914, en varias zonas del frente.