La saga Alien nos fascina, eso es indiscutible. Proporciona, en dosis parecidas, terror, aventuras espaciales y reflexión filosófica, y encima lo consigue con una estética inimitable. Sólo por eso ‒háganme caso‒ merece la pena dejarse llevar por el nuevo episodio de la franquicia, Alien: Covenant.



Las aventuras de espada y brujería han parecido tener un tímido resurgimiento tras el éxito de la trilogía El Señor de los Anillos. La parodia y la sátira de este subgénero es la base de este film, titulado originalmente Your Highness, dirigido por el especialista en cine cannábico David Gordon Green.