Trestesauros500

Era cuestión de tiempo que alguien hiciera una película utilizando programas de Internet como herramienta audiovisual. Al fin y al cabo, una enorme parte de nuestras vidas se desarrolla entre redes sociales, correos electrónicos, compras online y demás zarandajas de la era digital.



Para el equipo técnico y artístico de El día de la boda el consenso es unánime: una boda es el escenario perfecto para la comedia. “Incluso bajo las mejores circunstancias una boda resulta estresante, divertida e impredecible,” nos dice la protagonista de El día de la boda, Debra Messing. “Nada sale como quieres o esperas. A esto añádele la dinámica de familia y aparecen innumerables situaciones para la risa.”