Trestesauros500

"Mis memorias", de Emilio Salgari

A la muerte de Salgari, numerosos imitadores trataron de ocupar su lugar. La avaricia de los editores favoreció este fenómeno, que enriqueció la bibliografía salgariana con innumerables apócrifos.

"Los mineros de Alaska", de Emilio Salgari

Al igual que otras novelas de Emilio Salgari ambientadas en América del Norte, I Minatori dell'Alaska (1900) es un canto a la naturaleza salvaje del continente, llena de peligro y al mismo tiempo hermosa e inspiradora.

Egipto fue una constante inspiración para los escritores de novelas de aventuras de fines del XIX y comienzos del siglo XX. Buenos ejemplos de ello son varias obras de H.R. Haggard o este sugerente relato de Salgari, Le figlie dei Faraoni (1906).

Con Sandokan alla Riscossa (1907), Emilio Salgari nos conduce de nuevo al universo imaginario de los piratas malayos, repleto de emociones y de peligros.

"La perla del Río Rojo", de Emilio Salgari

Firmada por Salgari con el seudónimo Guido Landucci, La Gemma del Fiume Rosso llegó a los lectores en 1904, y de inmediato conquistó el corazón de los amantes de las aventuras exóticas.

Como sucedió con otras novelas de Salgari, La Regina dei Caraibi (1901) llegó a los lectores de habla hispana dividida en dos partes: La Reina de los Caribes y La venganza de Wan Guld.

La Regina dei Caraibi (1901) fue publicado por uno de los editores habituales de Emilio Salgari: Donath. Se trata de la segunda entrega del ciclo de los Corsarios de las Antillas.

Sandokán, el tigre de la Malasia, también conocida como Los piratas de la Malasia, es una de las novelas más conocidas de Emilio Salgari, y asimismo una de las más reeditadas.

Alla conquista di un impero (Il Rajah dell'Assam, 1907) es la sexta entrega de la saga novelesca protagonizada por Sandokán y su inseparable camarada Yáñez de Gomera.

"El León de Damasco", de Emilio Salgari

Entre las aventuras exóticas de Salgari, una de las que mejor ha resistido el paso del tiempo es Il leone di Damasco (1910), un folletín que puede seducir a los modernos aficionados a la fantasía histórica.