Trestesauros500

Uno de los misterios más fascinantes de las neurociencias –un campo de por sí muy atractivo– es el funcionamiento de la memoria. ¿Cómo se almacenan los recuerdos, cómo se recuperan cuando los necesitamos, por qué los perdemos, por qué los falseamos? 

Doscientos años desde el nacimiento de Charles Darwin y 150 desde la publicación de On the origin of species by means of Natural Selection puede ser un buen momento para preguntarse si diferentes procesos evolutivos que Darwin dejó fuera de su obra, como por ejemplo la evolución anterior a la aparición de las primeras formas de vida libre o evolución prebiótica, o la propia evolución microbiana, se pueden explicar a través de los mecanismos propuestos por Darwin y sus epígonos.

En 2016, Debbie, Denise, Dianna y Daisy ya tenían nueve años. Son clones idénticos a Dolly, el primer mamífero clonado a partir de una célula adulta, que murió de forma prematura a los seis años de edad. Desde entonces, la sombra de la duda planeaba sobre la técnica que la trajo al mundo. Los científicos descartan que su muerte estuviera relacionada con la clonación.

Seguramente una proporción sustancial de todo lo que ha escrito la humanidad está relacionada con la naturaleza del conflicto entre los sexos. Pero, como muchos otros fenómenos, necesitamos estudiarlo en otros organismos para poder interpretarlo en forma objetiva. Nuestras culturas le han sobrepuesto tantas capas de "explicaciones" morales, religiosas o históricas, que no sentimos casi nunca la necesidad de buscar fundamentos biológicos a lo que nos parece un problema solamente cultural. Sin embargo, hay muy buenas razones biológicas para esperar que ese conflicto sea la norma en las especies sexuales. Pero ¿qué es exactamente eso de "conflicto sexual"?

La lucha por dejar más y mejor descendencia no termina en el apareamiento. En su teoría de la selección natural expuesta en 1859, Charles Darwin explicó el origen de la diversidad biológica del planeta señalando que todos los seres vivos enfrentan una serie de situaciones (promovidas por otras especies biológicas y por factores del medio) que ponen en riesgo su vida y, en consecuencia, la probabilidad de pasar sus genes a la siguiente generación.

Quizá es el tema más constante en la literatura, el cine y el arte en general, y el sentimiento más deseado en nuestras vidas. Todos alguna vez lo hemos sentido, gozado y sufrido pero ¿cómo lo entiende la ciencia?