Trestesauros500

El sello videográfico Farao nos permitió, a veces con un poco de retraso, acceder a producciones operísticas provenientes de ese imponente teatro que domina la bahía de Sidney como un ave gigantesca a punto de emprender el vuelo. Con cantantes afectos a la Ópera Australiana, muchos de ellos de un nivel más que respetable y en producciones muy trabajadas, la mayoría de bastante interés, para las que se convocaba a profesionales de cierto prestigio internacional como Lofti Mansouri, Moshinsky, Hampe, Lazaridis, Negrín, Zambello, Copley y algunos otros.

Gozo y dolor de la pasión

En dos libros densamente documentados pero de fluida narrativa –Historia cultural del dolor y Promesas incumplidas. Una historia cultural de las pasiones, ambos editados por Taurus en Madrid– Javier Moscoso ha cumplido una deriva por la historia de cuanto se ha dicho y, a veces, pensado acerca de la vida sentimental de los humanos. Norbert Elias en un libro señero como El proceso de la civilización propone definir las civilizaciones según los códigos que admiten y prohiben decir algo sobre los afectos. En fin, una retórica del corazón. Desde luego, una vez establecida la norma, se la puede violar, de modo que aparecen discursos áureos pero también negros.

"Carmen" según Bieito

El Teatro Real madrileño (bueno, no hay otro Teatro Real que no sea el de Madrid) estrenó en 1999 una producción de la Carmen de Bizet firmada por Emilio Sagi. Un excelente montaje de corte tradicional, con unos imponentes tanto como idóneos decorados de Gerardo Trotti y un bonito vestuario del diseñador español Jesús del Pozo. Sagi se tomaba escasas pero acertadas libertades como la de presentar un travestido Lillas Pastia. Ese mismo año 1999 se estrenaba en Perelada otra lectura escénica de la ópera ahora encargada a Calixto Bieito.