Trestesauros500

Tucci, pucciniana

Conocimos a la soprano romana Gabriella Tucci a través de la dulce Glauce que grabó al flanco de la Medea de Callas en 1959. Luego la reencontramos como Leonora de Trovatore dando en 1964 réplicas de estatura frente al Manrico exuberante de Franco Corelli. Y fue precisamente como heroína verdiana como la cantante se impuso en los principales teatros del mundo, en especial el Met neoyorkino, donde cantó veinte personajes diferentes durante trece temporadas consecutivas.

Si se nos menciona a Verdi, Puccini y Zandonai enseguida se encienden en la memoria las luces de un teatro de ópera. No obstante, los tres supieron, aunque incidentalmente, reducirse a la íntima sonoridad del cuarteto de arcos.

El 150 aniversario del nacimiento de Puccini se celebró de diversas maneras. Una de ellas, bien sabrosa, fue la emprendida en plan individual por la soprano milanesa de nombre tan evocador, Amarilli Nizza, al registrar todas las arias escritas para soprano por el compositor luqués.

Una buena muchacha

La fanciulla del West de Puccini no es una obra que obtenga la atención que merece, orillada siempre por otros títulos del maestro luqués. Se trata, sin embargo, de una partitura estupenda que permite el lucimiento a cantantes (tres principales y varios «de reparto» con momentos de relieve pasajero) y directores musical (¡qué sutil y refinada orquestación!) y de escena (ha de mover un acto primero complicadillo).

Dos "Toscas" en doce días

Tosca de Puccini y La Traviata de Verdi son sin duda las óperas más representadas a lo largo y ancho del mundo lírico. Dos obras con historias femeninas de diferente contenido pero de similar conclusión: en las dos muere la heroína que le da título.

Renovando "Bohème"

Una de las producciones más longevas de la Royal Opera londinense ha sido una Bohème pucciniana firmada por John Copley que, desde que se representó por vez primera hace cuarenta años, se han sucedido continuas reposiciones reuniendo en tan largo periodo a parejas tan variadas como las de Ileana Cotrubas y Neill Shicoff, Eugenia Moldeveanu y José Carreras, Ilona Tokody y Plácido Domingo, Cristina Gallardo-Domas y Ramón Vargas o Roberto Aronica, Angela Gheorghiu y Roberto Alagna, Hibla Gerzmava y Teodor Illincai, Anna Netrebko y Joseph Calleja. Mimìs y Rodolfos, pues, de diferentes orígenes y disímiles resultados.

Crepúsculos

Quiere el mito que los dioses se lleven jóvenes a sus favoritos, rumbo al Olimpo. En la música, hay ejemplos. La vida otorgó pocos años a algunos que los llenaron con una obra decisiva: Mozart, Schubert, Chopin, Mendelssohn. Pero no es una regla general.

Hubo un tiempo, ilusoriamente progresista para la historia del arte, en el cual se hacían quemas de San Juan con los muebles viejos de la casa. Guardaban memorias sentimentales de los abuelos, que lloraron con la agonía de Mimí y el sacrificio de Butterfly.

La Bohème, de Giacomo Puccini

Dada su popularidad, La bohème cuenta ya en formato DVD con una copiosa oferta, diversas opciones a elegir, desde las clásicas (Zeffirelli, Melano, etc.) a las modernas (Luhrmann), producciones lejanas (Ópera de Cánada) a cercanas (la madrileña de Giancarlo del Monaco), barajando nombres tan suculentos como los de Scotto o Freni, Pavarotti o Shicoff a los que se unen representantes del divismo moderno como Marcelo Álvarez, Villazón, Machado, la Gallardo-Domâs o Inva Mula.

Adelantándose al ciento cincuenta aniversario del nacimiento de Giacomo Puccini, la soprano Fiorenza Cedolins y el director de orquesta Giuliano Carella se reunieron en marzo de 2006 en el Teatro del Giglio de Lucca, situado en la plaza de este nombre no lejos de la casa donde naciera el compositor, para ofrecer un concierto dedicado exclusivamente a fragmentos de sus obras.