Pese a todos los elogios que merecen su genialidad y su técnica asombrosa como pianista, el canadiense Glenn Gould (1932-1982) ha pasado a la intrahistoria de la música como protagonista de un sinnúmero de anécdotas que ha hecho de él un modelo del artista excéntrico.