Trestesauros500

Que una película de animación española triunfe tiene mucho mérito, dada la agresiva competencia Hollywoodiense, con toda su maquinaria publicitaria y sus presupuestos multimillonarios.

Cada generación de adolescentes recibe, década tras década, su correspondiente comedia iniciática.