Trestesauros500

En los días finales del Movimiento por los Derechos Civiles que terminó en Estados Unidos con el asesinato de Martin Luther King en abril de 1968 (dos días antes de la ceremonia de entrega de los Oscar), se rueda esta película que tiene la doble cualidad de ser un film policíaco y un alegato antirracista.

“Los negros mienten” parece pensar el jefe de policía de Sparta (Mississipi), el rudo y terco Bill Gillespie. No lleva un buen día. El asesinato de Colbert, poderoso industrial del norte, le ha contrariado.

Mujeres, hombres y cintas de Pilates

En la película Hechizo de luna (1987), de Norman Jewison, hay dos escenas que vienen al pelo para este artículo. En la primera de ellas, Rose Castorini, la madre de la protagonista, observa una disputa entre un profesor de edad madura y una de sus alumnas, que evidentemente mantiene una relación sentimental con él. 

"Hechizo de luna" (Norman Jewison, 1987)

Desde que Richard Gere invitó a Julia Roberts a ir a la ópera, con regalo de vestido rojo, superfashion, incluido, contemplar La Bohème desde un palco del Metropolitan Opera House –el MET para entendernos– es uno de los sueños de las it girls, incluso de las chicas de tallas superior a la cuarenta. Claro que esa sesión de música tiene que darse acompañada de un tipo bien vestido, elegante, a ser posible con una envidiable posición económica y guapo a rabiar…

Es muy interesante la ilustración que Norman Jewison propone para el siglo XXI en Rollerball (1975). No en vano, el argumento reposa en la idea de un futuro en el que adquiere importancia un pasatiempo bastante perverso.