logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

¿Os habéis planteado alguna vez la importancia de las áreas protegidas para nuestra salud? Todos sabemos que el principal objetivo de las áreas protegidas es la conservación de la naturaleza. Todos estaremos de acuerdo en que son herramientas fundamentales para conservar especies, ecosistemas y procesos naturales frente a las amenazas derivadas de la transformación del territorio para otros usos también de interés humano (carreteras, aeropuertos, ciudades, embalses, etcétera).

Ubicada en Castilla la Mancha, en la finca experimental La Higueruela llevan más de cuarenta años analizando el funcionamiento del sistema agrario. Estas cuatro décadas han permitido a los responsables analizar con ejemplos prácticos cómo mejorar la agricultura evitando la pérdida de calidad del suelo y mejorando la producción de alimentos en zonas semiáridas. En estas líneas Carlos Lacasta, actual responsable de la finca, nos resume algunas de las conclusiones más destacadas.

"La ciencia y la tecnología no pueden realizar transformaciones milagrosas, del mismo modo que no pueden hacerlo las leyes del mercado. Las únicas leyes verdaderamente férreas con las cuales nuestra cultura finalmente tendrá que ajustar cuentas, son las leyes de la naturaleza" (Enzo Tiezzi)

Sir David Attenborough es uno de esos divulgadores  que se asoman a la naturaleza como si ésta planteara un desafío intelectual o una forma de sabiduría. Es evidente su capacidad para describir las distintas formas de vida y la sutileza de sus interrelaciones, pero lo que más llama la atención es el modo en que Attenborough transforma todo eso en cultura y compromiso moral.

Como un eco de los orígenes míticos del unicornio, el órix de cuernos de cimitarra u órix blanco (Oryx dammah) puede ser visto desde la distancia como esa criatura legendaria que durante varios siglos fascinó a Europa. Su silueta recortada en el horizonte, que nos lleva a confundir sus dos astas por un solo cuerno, aún posee la intensidad de aquellas bestias fabulosas que en otro tiempo simbolizaban la esencia de lo desconocido y de lo exótico.

Más allá de su interés científico o de sus cualidades estéticas, el bosque es un ecosistema con una influencia decisiva en nuestras vidas. Y no me refiero ahora a su efecto sobre las precipitaciones o en el ciclo global de carbono, sino a su enorme impacto en nuestra salud y en el futuro de nuestra especie.

Un paisaje forestal siempre resulta emocionante. A través de los sentidos, nos hace sentir esa pulsión primigenia que revela lo más esencial de la vida y que confirma nuestros vínculos con la naturaleza. Por todo ello, no ha de sorprender que el bosque pueda ser también un instrumento terapéutico, muy útil para consolidar el tratamiento de muchas dolencias.

En la obra clásica Utopía de Tomás Moro, publicada en 1516, el héroe de la narración es un viejo hombre de mar portugués de nombre Rafael Hitlodeo (o Hytlodaeus, contador de historias, en griego) que acompañó a Americo Vespucio en sus tres últimos viajes al recién descubierto Nuevo Mundo.

Jane Goodall (Londres, 1934) ha dedicado su vida al estudio de los primates. Entre sus muchos descubrimientos sobre el comportamiento de los chimpancés, destaca el haber demostrado que estos animales fabrican y emplean herramientas. En 1977 fundó el Jane Goodall Institute, dedicado al estudio y protección de los chimpancés, y en 2003 recibió el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica como reconocimiento a su labor.

Cuando en 2010 Stefania Rossini tomó la decisión de dejar su empleo para cuidar a sus tres hijos, emprendió un camino tan desafiante como fructífero. Para lo que quería lograr –mantener a la familia con el único sueldo de su marido, obrero metalúrgico– no necesitaba grandes medios materiales. De hecho, comprendió que podía fabricar buena parte de las cosas que les hacían falta con ingenio, y lo que es más importante, gastando muy pocos euros.