Ferias del libro

Con las dos Ferias del Libro (la de Ocasión y la de Novedades) se cierra lo que puede llamarse año editorial español. Entre fines de mayo y comienzos de junio, conforme al refrán madrileño, acaban los imprevisibles fríos primaverales y se instala el calor. En materia de ediciones, calor es sinónimo de playa, es decir de lectura leve y desatenta.

Libros de feria

La feria del libro se instala en un parque del Retiro exaltado por la primavera: las lluvias generosas, el sol implacable, el cielo alto de Madrid despolucionado por el viento, matorrales bajo los arboles, flores. También, familias con niños y curiosos que se asoman a ese mundo del libro.

Ancora imparo. Aún aprendo

Copyright © Ramón Mayrata. Reservados todos los derechos.

Leer a los clásicos

Apunto unas sabrosas reflexiones de Italo Calvino, tomadas de una publicación de Tusquets (Por qué leer a los clásicos). De jóvenes, todo nos ocurre por primera vez, hasta el encuentro con los clásicos. Por eso, es normal que no los reconozcamos como tales.

¿Por qué la mayoría de los que ofician sobre el libro y las tecnologías digitales no mencionan la palabra placer? En la red muchos olvidan su propio cuerpo.

Autores virtuosistas

Me ha sorprendido mucho encontrar en Teorías métricas del siglo de oro, de Emiliano Díaz Echarri, la referencia a varios autores de versos virtuosistas (o como se quiera llamar) que no aparecen en Verbalia de Marius Serra.

Un hombre libre

Hace unos años conocí a un hombre libre. Libre porque sabía muy bien lo que quería y le importaba muy poco lo que el resto pensase de él. Me enseñó muchas cosas. Hoy he recordado una de las que más me impactó.

El lector ideal

Aparte de los problemas técnicos, el diseño y todo eso, el riesgo es escribir para la galería: es decir, para quedar bien. No equivocarse, no decir nada de lo que uno pueda arrepentirse, no cometer errores de bulto, complacer a todos y especialmente a los expertos o entendidos.

El Calendario de las Pastoras

Hace diez años estaba en la Biblioteca Histórica Complutense, en el antiguo barrio de la Universidad, en la calle Noviciado de Madrid, terminando la selección de textos que conformaron mi Bibliotheca Magica, la exposición bibliográfica sobre magia renacentista que tuve el gusto de comisariar.

"Tocar los libros", de Jesús Marchamalo

Nos llega la cuarta edición de Tocar los libros ‒ampliada como corresponde‒ y leer nuevamente esta obra se convierte, una vez más, en motivo de celebración. Y es que, pese a su brevedad, el ensayo de Jesús Marchamalo contiene en sus páginas todos los recursos y todas las alegrías que definen a un bibliófilo.