Trestesauros500

Ocurre con el hecho de tener una mascota (principalmente un perro o un gato por aquello de la cercanía con nosotros como mamíferos, pero también por su inteligencia y comunicación emocional) un fenómeno curioso: la creación un vínculo afectivo que resulta extraño y exagerado a quien lo ve desde fuera pero completamente natural para el que alguna vez ha convivido con ellos.

Las aves de Prometeo

Las aves tienen capacidades asombrosas. Los pájaros cantores, por ejemplo, tienen excelentes habilidades vocálicas, algunos extraordinarias. El caso más espectacular es el de una especie cuyos machos, para cortejar a la hembra, aprenden un canto nuevo cada año. Los pergoleros macho fabrican pérgolas muy complejas y de gran cromatismo; también lo hacen para conquistar a su pareja.

El duelo de los pecaríes

Un día de enero de 2017 Dante de Kort vio un grupo de pecaríes de collar en la parte trasera de su casa, en Arizona, EEUU. Uno de ellos parecía enfermo. Al día siguiente una hembra de pecarí yacía muerta en el lugar en que se encontraba el grupo el día anterior; otros individuos merodeaban a su alrededor.

¿En qué piensan los gatos cuando nos miran fijamente, escuchándonos hablar pero negándose a obedecer o a aprender la más mínima señal? Son animales fascinantes por su belleza y expresividad pero también por su enigmático comportamiento. ¿Por qué viven con nosotros?

Durante siglos se asumió que las aves eran bobas. En El ingenio de los pájaros, la divulgadora Jennifer Ackerman (EE UU, 1959) repasa las últimas décadas de descubrimientos que han hecho que nuestra forma de ver a estos dinosaurios supervivientes haya cambiado radicalmente.

Las bandas de chimpancés matan de forma violenta a individuos de grupos vecinos para expandir su propio territorio. Así lo confirmó en la revista Current Biology un estudio que recogió en 2010 el seguimiento durante 10 años de una comunidad de chimpancés en Uganda. Ésta fue la primera prueba que delata un comportamiento intuido por los antropólogos desde hace tiempo.

“Chimpancés y humanos compartimos el hecho de que cada comunidad tiene su propia cultura”, afirma Lydia Luncz, primera autora de un estudio sobre la materia que se publicó en 2012 en la revista Current Biology.

De acuerdo con un estudio publicado en Current Biology en 2016, los chimpancés son capaces de establecer relaciones de amistad con otros individuos. La clave de estas relaciones sería la confianza, al igual que hacen los humanos.

Un equipo internacional de investigadores liderados por James Burkett, de la Universidad de Emory (EE UU), descubrió en 2016 que los topillos muestran empatía. En el trabajo, en el que también se analizó a ratones de campo, los científicos comprobaron que la hormona oxitocina tiene un papel fundamental en este proceso de contagio emocional, tan habitual en humanos y grandes simios, y que también se ha observado en animales no homínidos, como perros, delfines y elefantes.

Con el paso de los años, las personas escogen con más cuidado cómo y con quién pasan su tiempo. Gracias a un nuevo estudio, ahora sabemos que algunos monos también se vuelven menos sociables cuando envejecen y centran su atención en las actividades que ya conocen o que no implican ningún riesgo para ellos.