Trestesauros500

Verdad, mentira y ficción

Los antiguos decían que la verdad es un acuerdo entre los hechos y la inteligencia, rei et intellectus. Más didácticamente: entre las cosas y las palabras. Con esta simple propuesta se llegó muy lejos, tan lejos que hasta nuestros días intentamos descifrarla. Por lo que he podido averiguar de los que más saben, la idea de verdad no es unívoca. Más bien parece una población que, vista a la distancia, es homogénea y, de cerca, se la comprueba dividida en tribus.

Marcus Weeks nos trae un volumen donde el conocimiento con mayúsculas ‒la humanidades, en su expresión filosófica‒ convive con esas dudas cotidianas que uno suele resolver de forma más o menos incoherente. Y es esa incoherencia lo que este libro difumina, proponiéndonos soluciones intelectualmente significativas para esas situaciones del día a día.

Aunque plantea un discurso propio de la teoría política, Zoópolis propicia un debate en el que deberían participar los ecólogos ‒es decir, los científicos expertos en ecología, que no deben ser confundidos con los ecologistas‒, los especialistas en ética, los zoólogos, y muy especialmente, los etólogos, estudiosos de la ciencia del comportamiento animal (la etología).

Filosofemos

La palabra filosofía está siendo tan usada que corre el peligro de significarlo todo, cualquier cosa y nada. Un modisto muestra su nueva línea de ropa y explica la filosofía de sus diseños y sus costuras. El director técnico de un equipo de fútbol describe sus tácticas y estrategias y las llama su filosofía. El consejero delegado de una entidad bancaria desarrolla su filosofía crediticia y sus planes de ahorro social, igualmente filosóficos.

Javier Gomá Lanzón (Bilbao, 1965), considerado por algunos el Ortega del siglo XXI, es una figura intelectual de primer orden en el panorama español. La revista Foreign Policy lo ha incluido en dos ediciones (2012, 2014) en la lista de los cincuenta intelectuales iberoamericanos más influyentes.

“Incluso es preciso que cada mónada sea diferente de cualquier otra. Pues jamás hay en la naturaleza dos seres que sean completamente iguales uno al otro y en los que no sea posible encontrar una diferencia”. G.W. Leibniz.

Félix Guattari solía escribir con Deleuze, pero este texto le pertenece sólo a él:

En sus obras, Franz Brentano a menudo alaba y censura a los filósofos y a las escuelas filosóficas.

La causa de todas las causas

Cuando Aristóteles examina a los filósofos que le han precedido, casi siempre tiene críticas que hacer, muchas de ellas dirigidas a su propio maestro, Platón, pero hay un filósofo al que admira y al que parece considerar su precursor, Demócrito de Abdera:

Santo Domingo y el libro volante

Pedro Berruguete pintó en alguna fecha del siglo XV el cuadro Santo Domingo de Guzmán y los albigenses. El santo comparece en su mitad izquierda, coronado por la pertinente aureola y señalando una hoguera alimentada por unos libros, suponemos que heréticos.