Trestesauros500

Gilbert Keith Chesterton (1874–1936), creador del inmortal detective Padre Brown, dedicó parte de su prolífica carrera literaria al relato policial, con narraciones en las que, según Borges, no se encontraba una sola página que no contuviera una felicidad.

"El arte del asesinato", de G.K. Chesterton

Basil Grant, Horne Fisher, Gabriel Gale, Mr. Pond, el padre Brown... una verdadera galería de personajes excéntricos, diversamente locos, pero alumbrados por la llama del genio, todos ellos dados al sutil arte de resolver asesinatos o misterios aparentemente sin solución.

"Reina del crimen", de Megan Abbott

Valdemar presenta una obra galardonada con el premio Edgar Allan Poe 2008 a la mejor novela de misterio norteamericana del año.

A Sigsbee Manderson, un rico americano, lo encuentra muerto su propio jardinero. Y aunque la policía no es tonta y las investigaciones parecen ir a buen paso, el pintor y detective aficionado Philip Trent no está demasiado conforme con lo que los periódicos detallan acerca del caso.

Como otras pasiones menos confesables, el amor por los libros tiene una dimensión fácil de justificar ‒la de los bibliófilos y letraheridos‒ y otra que depende de los caprichos y de la nostalgia de cada comprador. Es fácil entender qué nos conduce a adquirir un viejo ejemplar firmado, o una primera edición de una obra respetada, pero si nos adentramos en los dominios de la cultura popular, esas razones se apoyan, ante todo, en ciertos sueños muy personales. Unos sueños con los que aún nos empeñamos en identificamos.

Gilbert Keith Chesterton (1874–1936), creador del inmortal detective Padre Brown, dedicó parte de su prolífica carrera literaria al relato policial, con narraciones en las que, según Borges, no se encontraba una sola página que no contuviera una felicidad.

"El arte del asesinato", de G.K. Chesterton

Basil Grant, Horne Fisher, Gabriel Gale, Mr. Pond, el padre Brown... una verdadera galería de personajes excéntricos, diversamente locos, pero alumbrados por la llama del genio, todos ellos dados al sutil arte de resolver asesinatos o misterios aparentemente sin solución.

"Reina del crimen", de Megan Abbott

Valdemar presenta una obra galardonada con el premio Edgar Allan Poe 2008 a la mejor novela de misterio norteamericana del año.