Trestesauros500

Bram Stoker y el esoterismo



En numerosos artículos y biografías, se retrata a Bram Stoker, el autor de Drácula, como un maestro del esoterismo. Como ahora veremos, esto es rigurosamente falso. Tan falso como esa leyenda que cuenta cómo Stoker gritaba en su lecho de muerte “¡Strigoi, strigoi!” ("¡Vampiro, vampiro!").



En numerosos textos escandinavos se hace referencia a un determinado código de signos llamado alfabeto rúnico.

Escritores ocultistas



Escribía el poeta William Butler Yeats: “Yo tengo fe en la práctica y en la filosofía de lo que hemos convenido en llamar magia (...); y tengo fe en tres doctrinas que nos han sido transmitidas desde épocas primitivas y que han servido de fundamento a casi todas las prácticas de magia. Estas doctrinas son: 1) Que los límites de nuestra mente se hallan en estado de fluidez constante, y que muchas mentes pueden, como si dijéramos, fusionarse para crear o revelar una mente única, una energía única. 2) Que los límites de nuestros recuerdos se hallan en un estado de igual fluidez y nuestras memorias forman parte de una inmensa memoria, la de la Naturaleza misma. 3) Que es posible evocar por medio de símbolos esta mente superior o esta memoria superior”.

Literatura y saberes herméticos



Los poetas del Stilnovo como Guido Guinizelli, Cecco D'Ascoli y, sobre todo, Dante Alighieri emprendieron un viaje iniciático hacia la Rosa Secreta que no es sino la expresión de un caudal del inconsciente colectivo que integran y traducen en su obra gracias al poder del símbolo.

Mario Roso de Luna



A propósito de los templarios y de la moda que sobre ellos se cierne, dice Umberto Eco que, puesto que nadie posee ya el copyright del Temple, todo el mundo tiene derecho a refundar esa orden, de igual modo que cualquiera de nosotros puede declararse sumo sacerdote de Isis u Osiris, y al gobierno egipcio ni le va ni le viene.

Algernon Blackwood (Kent, 1869–1951), autor de obras maestras del género fantástico como «El Wendigo» o «Antiguas brujerías», recibió en su juventud una intensa instrucción basada en los Evangelios, debido al puritanismo de sus padres, y esta disciplina impuesta le llevó, por rebelión, a la lectura temprana y secreta del Bhagavad Gita y diversos tratados teosóficos.

En las navidades de 1887 aparece Estudio en escarlata, la primera aventura de Sherlock Holmes.

"El Golem", de Gustav Meyrink

Desde su publicación en 1915 no ha habido una generación de lectores que no se haya visto cautivada por esta enigmática obra literaria.

"El Poder", de Rhonda Byrne

¿Qué es este libro? Sin duda una apología del pensamiento ilusorio: el llamado wishful thinking. ¿Y qué no es? Pues no se trata de un manual científico, ni de un texto de psicología, ni de una receta infalible para que el destino abra sus puertas de par en par.

Aunque de formación científica (estudió y ejerció como médico), Sir Arthur Conan Doyle manifestó un creciente interés por el espiritismo y las comunicaciones con el Más Allá.