El Gran Carter y su viejo león

En 1917 Carter, el Gran Carter, estaba cansado de recorrer el mundo con su espectáculo de magia. Decidió retirarse.

Compró una tienda en Nueva York. De magia, por supuesto. Se llamaba Martinka & Company. Era la más antigua de Estados Unidos y había fabricado ilusiones para los magos norteamericanos durante cuatro décadas. El Gran Hoffmann, Kellar, Thurston o Houdini tejieron allí secretos.

Carter estaba realmente agotado de ir de aquí para allá. No le resultó difícil deshacerse de sus grandes ilusiones. De la mujer cortada que presentaba, para alimentar la truculencia, rodeada de enfermeras. Ni del elefante que desaparecía en el aire. Y, por supuesto, del siniestro patíbulo, en el que le ahorcaban y, al desplomarse, supuestamente muerto, se esfumaba su cuerpo.

Seguía siendo mago y podía hacer desaparecer cualquier cosa, también los recuerdos. Pero ¿cómo escamotear a Monty? Carter era fiero y malencarado. Sólo Monty, el viejo león, le tenía tomada la medida. Realmente era su único amigo.

Carter le encontró hueco en la trastienda. Allí se acomodó el león como un residuo más de los viejos espectáculos que se concibieron en el taller. Sesteaba en un par de metros cuadrados de desolación y tristeza sin más energía que la que se precisa para aburrirse.

¿Podía ser que echara de menos los viajes, la tensión del escenario, los aplausos? Cada vez que alguien entraba en la tienda su gran cabeza sobresalía entre aparatos incongruentes. De vez en cuando la tensión de la cintura se transmitía a los fuertes hombros y a la sombría mandíbula.

Lo cierto es que los rugidos de Monty acabaron ahuyentando a los clientes.

Carter vendió la tienda a Harry Houdini. Y regresó con Monty a los escenarios.

Copyright del artículo © Ramón Mayrata. Reservados todos los derechos.

 

Ramón Mayrata

Poeta y novelista, ha ejercido también el periodismo escrito y ha trabajado como guionista de radio y de televisión.

A los diecinueve años publicó su primer libro de poemas: Estética de la serpiente (1972). Un año antes aparecieron sus poemas iniciales en la antología Espejo del amor y de la muerte, prologada por Vicente Aleixandre (1971).

Trabajó como antropólogo en el antiguo Sahara español en pleno proceso de descolonización. Estas experiencias fueron la materia de su primera novela: El imperio desierto (Mondadori, 1992).

Su relación con los medios de comunicación le sugiere un libro de relatos, Si me escuchas esta noche (Mondadori, 1991) y su segunda novela El sillón malva (Planeta, 1994). Completan su obra narrativa: Alí Bey, el Abasí (Planeta 1995), traducida al árabe, y Miracielos (Muchnik, 2000).

Junto a Juan Tamariz fundó y dirigió la editorial Frackson especializada en libros técnicos de magia. Fruto de su relación con la magia y el ilusionismo son Por arte de magia. Una historia del ilusionismo (1982) y La sangre del turco (1990), y dos incursiones en el teatro mágico: La Vía Láctea (1993) y El viaje de los autómatas.

En la última década del siglo pasado y en los primeros años de este prosiguió la publicación de su obra poética. Asimismo, ha escrito numerosos textos sobre arte en libros, en revistas y en catálogos dedicados a los pintores Eduardo Arroyo, Ramón Gaya, Carlos Franco y José Luis Tirado y a los fotógrafos Isabel Muñoz, Ricardo Vinós y Ciucco Gutiérrez.

La agencia Metropolitan distribuyó sus artículos de opinión sobre la actualidad cultural en una veintena de periódicos locales. Ha colaborado en las revistas Camp de l´arpa, Fablas, Sábado Gráfico, Revista de Occidente, Poesía española, Ozono, Nueva Lente, Arte Contemporáneo/Arco, Boletín de la Fundación Juan March, Reseña, La Luna, Fin de siglo, El Urogallo, El Europeo, La Fábrica, La Balsa de La Medusa, Revista Atlántica de Poesía, El rapto de Europa, etc..

Ha ejercido la crítica literaria en El Sol, El País y ABC y dirigió un programa semanal sobre literatura en Radio 3. En la actualidad colabora en El Norte de Castilla, donde se ocupa de crítica de libros de narrativa.

Desde 1982, y a lo largo de más de veinte años, ha sido guionista de varias series de televisión (TVE y Antena 3) y programas de radio (RNE). Junto a Francisco Otero dirigió la revista electrónica El Adelantado de Indiana. En la actualidad imparte talleres sobre técnicas literarias y escritura creativa en distintas instituciones culturales y cursos de literatura para universidades norteamericanas.

 

Sitio Web: www.ramonmayrata.com/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Mishima: el tormento y el éxtasis
    Escrito por
    Mishima: el tormento y el éxtasis En julio de 1970 un médium vaticina a Yukio Mishima una larga vida. Por estas fechas, el escritor japonés acude a un astrólogo del rito Shichūsuimei para escuchar una predicción semejante; en esta ocasión el…
  • Meditación del rollo
    Escrito por
    Meditación del rollo En su momento, Sigmund Freud meditó acerca de los contrasentidos que abrigan los sentidos que atribuimos y aceptamos en las palabras. Vino a decir, más o menos, que llevada a su extremo semántico, toda palabra…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El principio de precaución
    El principio de precaución Contra lo que se cree, la ciencia no siempre proporciona respuestas tajantes. Sobre todo en las fronteras del conocimiento. Visualicemos el conocimiento científico como un círculo que va creciendo a lo largo de la historia.…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Las ¿tres? sonatas de don Camilo
    Escrito por
    Las ¿tres? sonatas de don Camilo De las sonatas para violín y piano de Saint-Saëns, la primera ha resultado ser la más afortunada. En parte, por sus méritos propios, en parte por sus momentos de virtuosismo (eran los años de Sarasate…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • ¿Para qué sirven las abejas?
    Escrito por
    ¿Para qué sirven las abejas? Si me lee un apicultor o un aficionado a la repostería, seguramente se llevará las manos a la cabeza. "¿Que para qué sirven las abejas? –repetirá, molesto, con los ojos encendidos– ¿Pero es que hay…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC