Martes, 15 Julio 2014 12:02

Crítica: "Penny Dreadful" (John Logan, 2014) Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La cadena americana de cable Showtime quería su propia serie de terror, igual que AMC tiene The Walking Dead y HBO, True Blood. Para ello confió en John Logan y Sam Mendes, responsables de guión y producción. Así nació Penny Dreadful, cuyo título es una referencia a las historia de terror que se vendían por capítulos, normalmente no de gran calidad literaria, en el siglo XIX y al precio de un penique.

La idea es simple: reunir en el Londres decimonónico a los grandes mitos del terror de la literatura victoriana y de fin de siglo, y darles una vuelta de tuerca. El doctor Frankenstein (Harry Treadway) y su criatura (Rory Kinnear), Dorian Gray (Reeve Carvey); Ethan Chandler, un pistolero americano que huye de su pasado (Josh Harnett); Brona Croft (Billie Piper), una prostituta irlandesa con graves problemas de salud, y por supuesto la médium y clarividente Vanessa Ives (Eva Green), que se ha aliado con Malcolm Murray (Timothy Dalton) para encontrar a la hija de este y amiga de Vanessa.

Por supuesto, con el apellido Murray, la doncella en apuros no podía ser otra que Mina Murray, que ha caído en las garras de una fuerza demoníaca vampírica.

Para ahorrar tiempo a algunas personas, permítanme una recomendación: si es usted un purista, y reniega de cualquier adaptación de Drácula posterior a la de Tod Browning, esta teleserie no es para usted. Ahora bien, tampoco es una serie para quienes busquen la acción de La Liga de los Hombres Extraordinarios.

La idea es semejante a la del citado cómic de Alan Moore –formar un grupo al estilo de Los Vengadores con personajes de las novelas góticas–, pero el ritmo y el desarrollo son diferentes.

El planteamiento inicial es muy simple: Vanessa Ives contrata a Ethan Chandler para que la ayude a ella y al señor Murray a recuperar a Mina con sus dotes como pistolero. El doctor Frankenstein servirá casi de médico de cabecera para todo el grupo, al tiempo que prosigue con sus investigaciones de la vida después de la muerte y tiene una complicada relación con su criatura, que en este caso no solo sabe hablar, sino que ha leído a Shakespeare y es aficionado, adecuadamente, a la poesía de Shelley.

Chandler conoce a Brona, y de inmediato siente una conexión con ella, que se irá afianzando a lo largo de la serie. Y Dorian Gray es la bombilla incandescente hacia la que los demás personajes se ven atraídos, como polillas.

La primera temporada consta solo de ocho episodios y se queda un poco corta. Los dos primeros son muy dinámicos, y suceden muchas cosas, desde cacerías de vampiros y resurrecciones hasta posesiones infernales en medio de una sesión de espiritismo. Sin embargo, están bien escritos y mejor dirigidos por Juan Antonio Bayona, que realmente consigue sorprender. Es un gran inicio.

En los siguientes episodios, no obstante, el ritmo se ralentiza y la serie se centra en la presentación de sus personajes, así como en los hechos anteriores que han provocado la situación actual. En algunos casos, los guiones son más redondos que otros. Por ejemplo, la historia de Frankenstein, una suerte de continuación de la historia original, está muy lograda, y las interpretaciones tanto del doctor, como de su criatura son muy notables.

El caso contrario sería el de Dorian Gray. Se lo simplifica hasta el extremo. Es un personaje que interactúa con todos los demás, muy íntimamente, y el actor está bien elegido. Comparte momentos interesantes con el personaje de Eva Green, Vanessa Ives, pero, al final, parece que solo esté ahí para cumplir con el cupo de escenas eróticas que toda serie de cable debe tener. La tortura y los dilemas morales del personaje están prácticamente ausentes, y las tramas que protagoniza son bastante secundarias. Es una lástima, porque es un personaje complicado, entre el bien y el mal, que encarna la tentación oscura y que lleva una vida libre consecuencias, de modo que su ética solo está condicionada a su propia voluntad, y que en el original de Wilde sirve como reflexión sobre la naturaleza del ser humano. Aquí, sin embargo, tiene solo un par de frases ingeniosas, y unas cuantas escenas eróticas que pretenden ser rompedoras, pero si las comparamos con las imágenes explícitas a las que True Blood nos tiene acostumbrados, podríamos tacharlas incluso de recatadas.

Mejor desarrollo tiene la historia de Chandler y de Brona Croft. Ambos son perdedores, que huyen de su pasado, y que no están destinados a tener un final feliz. Además tanto Harnett como, evidentemente, Billie Piper (que no decepcionará a quienes admiraron su trabajo en Doctor Who) bordan sus respectivos papeles, transmiten ternura y tristeza, y tienen química como pareja. Además son los que tienen un futuro más abierto en la ya anunciada segunda temporada (que se estrenará en 2015). Chandler es mucho más que un simple pistolero al servicio de Murray, mientras que Croft es un buen contrapunto para el personaje de Vanessa Ives, y permite incluir otra parte del mundo victoriano: la del Londres sucio y atemorizado por Jack el Destripador.

Y por último, tenemos a la protagonista absoluta de la serie: Eva Green como Vanessa Ives, la pitonisa que vislumbra el futuro y un mundo fantasmagórico mediante sus cartas y sus visiones. No esperen ver a Green en un registro diferente, pero consigue grandes resultados con su repertorio habitual. El personaje está escrito para ella, y cuando aparece en escena concentra toda la atención.

Malcolm Murray, el padre de la desaparecida Mina, es mucho más lineal, sus intenciones no acaban de estar claras, y además, la historia vampírica así como los efectos especiales no están muy bien desarrollados. No se simplifica tanto como la de Dorian Gray, y se le añaden un par de toques egipcios, pero el desenlace parece un tanto precipitado.

En definitiva, la factura, el vestuario, la música y la ambientación de la serie en un Londres gris, llenos de peligros, son impecables. Además, una de las mejores ideas de la serie es la inclusión de un teatro, por el que pasan de un modo u otro casi todos los personajes, el Grand Guignol, y que sirve de metáfora de toda la serie, que alcanza momentos destacables, pero cuyo desarrollo depende demasiado del personaje al que se dedique el episodio.

Además, ocho capítulos son insuficientes, y más teniendo en cuenta el tiempo que se dedica a presentar a los protagonistas y a cruzar sus vidas. Es probable que por ello el final parezca un tanto precipitado, y que con dos episodios más se hubiera podido arreglar.

Aunque es una serie que podría calificarse de irregular, el aficionado a la literatura de terror decimonónica, a las películas en blanco y negro de la Universal y su constelación de monstruos encontrará en Penny Dreadful una buena forma de entretenimiento.

Asimismo, las ultimísimas escenas de la serie permiten presagiar una segunda temporada mejor que la primera: tendrá más episodios y el espectador ya conocerá a los personajes, y los guiones podrán desarrollar nuevas tramas en las que se intuye una mayor presencia de monstruos, tanto sobrenaturales como humanos.

Copyright del artículo © Julia Alquézar Solsona. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Neal Street Productions, Desert Wolf Productions, Showtime. Reservados todos los derechos.

 

 

 

Información adicional

  • Extended Classes: grid-double dark
Visto 5263 veces Modificado por última vez en Lunes, 15 Septiembre 2014 14:50
Julia Alquézar

Desde siempre he leído y he escrito. De niña era mi entretenimiento, de joven, mi refugio, y de adulta intento que sea mi sustento. Elegí la carrera de filología clásica porque desde el momento en que conocí las letras clásicas, y el griego clásico en particular, me sentí fascinada y no podía resignarme a estudiar ninguna otra cosa, por mucho más sensato que pareciera. Así, me licencié en Filología clásica por la U.B. y, a continuación, decidí cursar estudios de tercer ciclo, especializándome en estética del mundo clásico y teoría de la novela antigua, lo que me permitió obtener el Diploma de Estudios Avanzados.

Casi como consecuencia inevitable después de tantos años aprendiendo a traducir a los clásicos, empecé a trabajar en el sector editorial, primero como lectora y correctora, y después como traductora editorial de inglés, francés y catalán a español. Desde 2005, y tras cursar un postgrado de traducción literaria, he tenido la oportunidad de trabajar con grandes grupos editoriales y con editoriales independientes, como Rocaeditorial, Tempus, Penguin Random House, Edhasa, Omega-Medici, Ariel, Crítica, Destino, Noguer, Casals, Cambridge University Press, Bang, Siruela, RBA, Molino, Luciérnaga, Salsa Books, Gredos, Pearson, Blume, Proteus, Suma de Letras, Círculo de Lectores, Esfera de los Libros, Capitán Swing, Fórcola, Sajalín y S·D Ediciones.

Asimismo, compagino la traducción editorial con la enseñanza del griego, el latín y la cultura clásica en general en prácticamente todos los niveles de la educación secundaria obligatoria y el bachillerato, donde intento transmitir a mis alumnos mi pasión por la lengua y la literatura, así como los valores que caracterizan el espíritu humanista.

 

Social Profiles

logonegrolibros

  • La anaconda china
    Escrito por
    La anaconda china La represión de la libertad de expresión ha conocido diversas etapas en la china comunista, todas ellas terribles. Una de ellas tuvo lugar en 1956, y se llamó el Movimiento de las Cien Flores. Durante…
  • Parientes lejanos
    Escrito por
    Parientes lejanos Las visitas de extraterrestres a nuestro planeta son objeto de variables inquietudes. Los platillos volantes y los ovnis parecen tener existencia objetiva y, en buena medida, pertenecen a los secretos supuestos o reales de los…
  • Una última frontera
    Escrito por
    Una última frontera Entre finales del siglo XIX y principios del XX, nuestro planeta se volvió de repente mucho más pequeño. Los Estados Unidos cerraron oficialmente su frontera, dando por acabada una expansión de tres siglos,…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Una falacia
    Escrito por
    Una falacia Éste es uno de mis últimos artículos "esotéricos" publicados. Enero de 2006. Sobre él, mi ejemplar del Libro de San Cipriano y mi cuaderno azul. Mi cuaderno azul es un auténtico tesoro. En él tengo…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Las mutaciones de los X–Men
    Las mutaciones de los X–Men Quienes disfrutamos de la ciencia ficción seria no podemos evitar el ligero malestar que nos ocasionan las películas y las historietas con supuestas explicaciones científicas que son más bien marañas de errores y malentendidos. En…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Las ¿tres? sonatas de don Camilo
    Escrito por
    Las ¿tres? sonatas de don Camilo De las sonatas para violín y piano de Saint-Saëns, la primera ha resultado ser la más afortunada. En parte, por sus méritos propios, en parte por sus momentos de virtuosismo (eran los años de Sarasate…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC