Buscar otros mundos

Cuando se habla de proyectos como la exploración espacial y la búsqueda de planetas semejantes al nuestro, es frecuente que se opine que sería mejor gastar ese dinero “en algo útil”.

Desde hace siglos la posibilidad de otros mundos habitables ha inquietado la mente de escritores y pensadores de todo tipo, incluyendo científicos. Tradicionalmente, tales nociones habían pertenecido al reino de la fantasía, y más recientemente, al de la ciencia ficción.

Ya Luciano de Samosata, en el siglo II, y Cyrano de Bergerac, en el XVII, soñaban con viajar a la Luna, aunque Galileo descubrió que era desértica y poco acogedora. Aun así, Julio Verne escribió sobre un viaje a la Luna, y H. G. Wells imaginó en ella una civilización subterránea. Marte fue otro candidato favorito. Percival Lowell creyó ver en su superficie señales de vegetación. El avance de la astronomía y la exploración espacial lo refutaron: ni la Luna ni Marte ni ningún otro planeta de nuestro Sistema Solar presentan condiciones adecuadas para que los humanos puedan establecerse y vivir en ellos.

Pero en 1995 se descubrió el primer “planeta extrasolar” que gira alrededor de una estrella, y hoy se conocen casi 1 900. Algunos parecen tener un tamaño, distancia a su estrella y otras características —como presencia de agua— similares a la Tierra. Si pudiéramos viajar a las estrellas, quizá no sería tan difícil hallar un segundo hogar para la humanidad.

Pero, ¿para qué? ¿Por qué se emplean millones de dólares en investigación y exploración espacial en enviar satélites, sondas y robots rodantes a explorar la Luna, Marte y otros rincones del Sistema Solar, y en escudriñar con telescopios las regiones más lejanas?

La respuesta la sabían los escritores de ciencia ficción que vivieron la amenaza nuclear durante la Guerra Fría, el siglo pasado: la humanidad ha llegado a un momento en su historia en que puede destruirse a sí misma. Si no a través de las armas, gracias a las alteraciones que ha ocasionado en el ambiente. E incluso sin eso, el simple aumento de la población inevitablemente hará necesario buscar un nuevo lugar para continuar el desarrollo de nuestra especie. Y de cualquier modo, los astrofísicos predicen que en unos 7 000 millones de años el Sol entrará en su fase final de gigante roja y aniquilará a la Tierra.

Inevitablemente, la humanidad necesitará expandirse o emigrar a otros mundos para sobrevivir. Así que la exploración espacial y la búsqueda de otros mundos distan mucho de ser inútiles. Sólo hay que tener visión de largo plazo. Quizá las ideas de imperios o federaciones galácticas algún día sean realidad.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

 

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Goethe, una vez más
    Escrito por
    Goethe, una vez más Goethe cumplió ya sus primeros 260 años. Aunque su soporte físico haya muerto hace más de un siglo y medio, el constante retorno a sus libros autoriza a celebrar su aniversario. Es un clásico (no…
  • Una simple comparación
    Escrito por
    Una simple comparación "Cogió el libro y lo miró por todos lados. Las tapas eran de color cobre y brillaban al mover el libro. Al hojearlo por encima, vio que el texto estaba impreso en dos…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Máquinas voladoras
    Máquinas voladoras El primer avión que remontó el vuelo fue el construido por los hermanos Orville y Wilbur Wright. El hecho ocurrió en Kitty Hawk, Carolina del Norte, el 17 de diciembre de 1903. Pocos logros tecnológicos…
  • Alex Ross, el pintor de los superhéroes
    Escrito por
    Alex Ross, el pintor de los superhéroes Cuando se habla de un pintor dedicado al cómic, es difícil concebir un caso más significativo que el de Alex Ross. Venciendo una serie de obstáculos muy explicables, Ross ha logrado cuadrar el círculo: ilustrar…

Cartelera

Cine clásico

  • La venganza se sirve bien fría
    Escrito por
    La venganza se sirve bien fría La carta (1940) forma parte del cuarteto de las mejores interpretaciones de Bette Davis. Con ella están Eva al desnudo (1952), La loba (1941) y Jezabel (1938). El prototipo de mujer fría, a veces por…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La música atmosférica de Daniel Lanois
    Escrito por
    La música atmosférica de Daniel Lanois Shine es el álbum que graba en 2003 el compositor Daniel Lanois para el sello Anti-. Nos hallamos ante un trabajo que pasa desapercibido para gran parte del público, quizá porque, en esta ocasión, Lanois…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Sirenas míticas, vivas y extintas
    Escrito por
    Sirenas míticas, vivas y extintas Si en tierra firme los unicornios son los seres míticos por excelencia, en los mares ese papel sin duda pertenece a las sirenas. En las mitologías de todo el mundo aparecen criaturas parcialmente humanas que…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC