Periodismo y ciencia

Periodismo y ciencia Imagen superior: El biólogo Niles Eldredge junto al paleontólogo Paul Roossin, el divulgador científico Carl Zimmer y el biólogo Rick Lipkin (Fotografía: Joshua Rosenau, CC).

Hay profesiones que tienen mala reputación. La política y la abogacía probablemente se lleven el premio (y quizá no sin motivo). Otras, como el periodismo, deberían ser más apreciadas por su importancia para toda sociedad democrática.

A pesar de que existan periodistas poco profesionales, amarillistas y hasta corruptos, son una minoría. Por desgracia, el gran público percibe al periodismo como una actividad poco confiable y que sirve a intereses turbios, lo cual es grave, pues en realidad los profesionales de la información cumplen una función vital para toda sociedad democrática: poner al alcance de los ciudadanos la información que necesitan para participar responsablemente en la vida de la comunidad.

La ciencia, en cambio, tiende a ser vista como el ejemplo por excelencia de conocimiento confiable; decir que un dato ha sido “comprobado científicamente” equivale muchas veces a declararlo inobjetable. Independientemente de los temores de quienes ven a la ciencia como una amenaza, muchos creen que los científicos son personas especialmente dotadas para descubrir las “verdades de la naturaleza”, y que su forma de pensar es distinta –y mejor– que la del resto de los mortales. Sobra decir que son simplemente seres humanos.

Curiosamente, periodismo y ciencia tienen en común más de lo que muchas veces se imagina. Los dos buscan conocimiento confiable y veraz. Ambos tratan de acumular evidencia que apoye sus afirmaciones, y de someter a prueba sus hipótesis y conjeturas antes de publicarlas.

El buen periodista debe ser un profesional responsable; un investigador consciente de que toda información debe ser verificada y confirmada exhaustivamente. El trabajo previo que debe llevar a cabo antes de poder publicar una nota es equivalente al que realiza en su laboratorio un investigador científico (o un detective, otra profesión afín a la ciencia).

Existe una especialidad dentro del periodismo dedicada a tratar los asuntos relacionados con la ciencia: el periodismo científico o periodismo de ciencia. Quizá sea éste el caso más extremo de similitud entre periodismo y ciencia. Antes de publicar cualquier noticia, el periodista tiene que confirmar y poner en contexto la noticia, averiguando si se trata de información confiable y reconocida por la comunidad científica, so pena de cometer un grave error que le reste credibilidad a su medio (como sucedió recientemente con la falsa noticia de la venta en Internet de “gatitos bonsai” cultivados dentro de botellas).

La credulidad es un defecto inaceptable en un periodista: al igual que el científico, debe estar listo para cuestionarlo todo y para buscar evidencia que confirme o refute su información. El premio a este esfuerzo es producir conocimiento confiable que merezca ser puesto a disposición del público.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Sherlock Holmes, los jeroglíficos y el córnico
    Escrito por
    Sherlock Holmes, los jeroglíficos y el córnico Durante siglos se pensó que los jeroglíficos egipcios eran tan solo dibujos o, como creía Athanasius Kircher y otros seguidores de la tradición hermética, misteriosos símbolos que escondían significados arcanos. Elogio o panegírico al rey…
  • Las manos de Velázquez
    Escrito por
    Las manos de Velázquez Como toda biografía barroca, la de Diego Velázquez parece pintada por un tenebrista. Abundan en ella las oscuridades y los embozos, y poco se sabe en cuanto a personajes y momentos esenciales de su vida.…
  • ¿Estábamos mejor sin Facebook?
    Escrito por
    ¿Estábamos mejor sin Facebook? Uno de los acontecimientos determinantes de esta historia tuvo lugar no hace mucho, cuando la página oficial de The Cult en Facebook fue bloqueada por una de esas herramientas de software que estructuran…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Televisión y método científico
    Televisión y método científico La llamada “caja tonta” tiene tan mala (y tan bien ganada) fama que parecería imposible pensar hallar algo decente (por ejemplo, ciencia) en ella. Sin embargo, de vez en cuando ha ofrecido excelentes ejemplos de…
  • Una profecía
    Escrito por
    Una profecía Saben, quienes me conocen, que me apasiona Felipe II. Llevo trabajando en él casi dos décadas, casi siempre desde el punto de vista alquímico. Tengo casi todo lo que otros han escrito sobre su reinado…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • "1984" (1949), de George Orwell
    "1984" (1949), de George Orwell Mientras que la ciencia ficción norteamericana apostó en la primera mitad del siglo XX por un tono optimista, orientado hacia el espacio y con vocación escapista (entiéndase esto no como algo necesariamente peyorativo), en Europa…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Reinecke, la serenidad
    Escrito por
    Reinecke, la serenidad Un par de augurios recibió en su juventud Carl Reinecke que, podemos imaginarlo, apuntalaron su biografía de compositor. Uno fue Mendelssohn, quien revisó, benevolente, sus pinitos para piano de adolescencia. Otro fue Schumann, encantado con…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La vida bajo tierra
    Escrito por
    La vida bajo tierra A regañadientes acepté la invitación de mi amigo. De acuerdo, juntos habíamos experimentado toda clase de aventuras. Nuestras correrías iban desde travesuras infantiles ‒aquella vez que iniciamos un incendio en el terreno baldío que había…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC