Lorca, residente

Lorca, residente Imagen superior: de izquierda a derecha, Pepín Bello, Lorca, Juan Centeno y Louis Eaton-Daniel en la Residencia. Fotografía de 1924. Archivo de la R. E.

Aunque ahora nos parezca un sueño los primeros treinta y tantos años del siglo XX fueron un parnaso de sabiduría, inteligencia y arte, a pesar de que el país era casi analfabeto y que la universidad era un reducto para determinada clase social. Pero la cantidad y calidad de los artistas que ejercieron su talento en esos años ha hecho que se denomine Edad de Plata y casi de oro podríamos decir sin exagerar.

Uno de esos artistas, el paradigma en muchos sentidos, es Federico García Lorca, a quien la definición de artista cuadra más que la de poeta o la de escritor, por cuanto era dramaturgo, arreglista y compositor de canciones, pintor, pianista y, por supuesto, poeta sensible y elevado.

Hablar de la vida de Lorca en Granada es hacerlo de su casa familiar, la Huerta de San Vicente, donde pasaba los veranos y hacía vida de charla y visilleo. Pero, si nos referimos a Madrid, entonces Lorca es residente, pues allí, en la Residencia de Estudiantes, pasó diez años viviendo y otros cuántos como visitante asiduo y colaborador eminente. Esta institución había sido fundada, con los auspicios y el impulso de la Junta para la Ampliación de Estudios y de la Institución Libre de Enseñanza, ambos organismos imbuidos de europeísmo y del aire ilustrado que venía de Francisco Giner de los Ríos, de quien fue discípulo el primer director de la Residencia, el malagueño Alberto Jiménez Fraud.

Primero en un hotelito de la calle Fortuny, en el número 14 y desde 1915 en la llamada Colina de los Chopos, la Residencia se convirtió en poco tiempo en foco del saber, encuentro de mentalidades modernas, escenario de actividades de gran potencia intelectual y, en suma, referencia de la España culta de entonces. Por allí pasaron, bien como residentes o como conferenciantes y asiduos, personajes de la talla de Juan Ramón, Falla, Unamuno, Salinas, Ortega y Gasset, Severo Ochoa, Alberti, Dalí, Buñuel, Moreno Villa, Stravinsky, Le Corbusier, Einstein o Marie Curie. Además de otros que han pasado a la historia por haber alentado, animado y propiciado estos proyectos en los que el genio era patente. Caso por ejemplo de Pepín Bello, cuyos recuerdos, reunidos hace unos años en un libro de entrevistas (Conversaciones con José "Pepín" Bello, de David Castillo y Marc Sardá) o en esta misma revista, dan fe de esa efervescencia luminosa de la que fue privilegiado testigo.

En fecha aún no determinada ‒que quizá haya llegado cuando usted lea estas líneas‒ el legado lorquiano que la Residencia atesora (cartas, manuscritos, dibujos, composiciones, fotografías, cuadros, etc. ) pasará en su mayoría a formar parte del Centro Lorca, en el corazón de la ciudad de Granada, junto a la Catedral. Pero antes de esa marcha, abrió sus puertas el espacio Lorca en la Residencia de una forma estructurada y con criterios expositivos ("Una habitación propia. Federico García Lorca en la Residencia de Estudiantes, 1919/1936", muestra comisariada por el catedrático de Literatura Española de la Universidad de Granada Andrés Soria Olmedo).

lorcaresidente2

Imagen superior: Louis Eaton-Daniel, Juan Centeno, Lorca, Emilio Prados y Pepín Bello. 1924. Foto tomada en la Residencia y perteneciente al Archivo de la Fundación Federico García Lorca.

En la Residencia de Estudiantes, donde vivió desde 1919 a 1928 y que siguió frecuentando hasta su muerte, Lorca encontró la libertad que no tenía en Granada. Su desbordante imaginación, su creatividad, hallaron la correspondencia en otros espíritus libres, en otras personas con las que estableció lazos de afinidad y de amistad que fueron, seguramente, los más ciertos de su vida.

Lorca confesaría en algún momento que su vida en Granada estaba atada a convenciones y a normas que no iban de acuerdo con lo que pensaba y necesitaba. Aún hoy, cuando se está preparando el Centro que lleva su nombre y que administra la Fundación Federico García Lorca que preside Laura García-Lorca, me pregunto qué decidiría el poeta si pudiera elegir: la alegre y bulliciosa vida cultural de Madrid, centrada en el viejo edificio de la Residencia, o la provinciana y familiar Granada. Creo que tengo la respuesta pero no es ese el motivo de esta reseña.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 34) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • El extraño caso de Arthur Conan Doyle
    Escrito por
    El extraño caso de Arthur Conan Doyle En los capítulos anteriores, hemos podido observar la curiosa insistencia en olvidarse de Arthur Conan Doyle cuando se habla de Shelock Holmes (algo a lo que son o somos aficionados todos los holmesianos).  Esa tendencia…
  • Reírse de lo más serio
    Escrito por
    Reírse de lo más serio La puesta en el Teatro Real de El gallo de oro, de Rimski-Korsakov, permitió repensar en la relación, aparentemente incongruente, entre lo serio y lo cómico. Un rey que se pasa la vida en la…
  • ¿Quién decide qué es ciencia?
    ¿Quién decide qué es ciencia? Al hablar de ciencia nos referimos al conocimiento confiable, comprobable y comprobado acerca de la naturaleza. Pero también los charlatanes que venden horóscopos, medicinas milagrosas o pulseras que aumentan la fuerza hablan de…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Paolo Gavanelli: todo un barítono
    Escrito por
    Paolo Gavanelli: todo un barítono Pese a dos Marcellos puccinianos, un Filippo Visconti belliniano y unos verdianos Nabucco, Rigoletto (éste videográfico en el Covent Garden) y Gusmano de Alzira, Paolo Gavanelli no ha encontrado aún en la discografía un reflejo…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La revolución verde: tragedia en dos actos
    Escrito por
    La revolución verde: tragedia en dos actos "La ciencia y la tecnología no pueden realizar transformaciones milagrosas, del mismo modo que no pueden hacerlo las leyes del mercado. Las únicas leyes verdaderamente férreas con las cuales nuestra cultura finalmente tendrá que ajustar…