Conciencia cósmica

Conciencia cósmica Imagen superior: "Gravity" (2013), de Alfonso Cuarón.

A finales de los años 80 se presentó con gran éxito una exposición fotográfica a lo largo de los túneles que conectan las líneas cinco y tres del Metro de la Ciudad de México en la estación La Raza. Las fotografías se tomaron del libro Potencias de diez, donde una serie de imágenes de tamaño progresivamente creciente o decreciente en órdenes de 10 ilustra lo más grande y lo más pequeño que conforma la actual noción del mundo, noción derivada de la ciencia.

José Luis Díaz Gómez dice, refiriéndose a dicho libro, que el despliegue en potencias de 10 resulta en “una escala de más fácil comprensión para los seres humanos”, y “una noción de las dimensiones del mundo en el que viven”. Esto lo lleva a uno a pensar si realmente puede decirse que haya, fuera de lo evidente, una escala comprensible, humana. ¿Es sólo la que el hombre puede palpar/conocer/intuir? Aparentemente no, pero lo que le interesa más al destacado neurocientífico es, en el lado gigantesco de la escala, indagar por qué la noción de la vastedad del espacio causa en los humanos un estado mental que puede equipararse al éxtasis, al asombro y hasta al miedo.

La película Gravedad de Alfonso Cuarón (2013) tal vez sea, después de 2001 Odisea en el espacio de Stanley Kubrick (1968), la más aclamada dentro del tema “el humano espacial”. Los críticos la han alabado no sólo por su despliegue técnico sino porque gracias a ella “jamás estaremos tan cerca de sentirnos en el espacio”. ¿Y por qué querríamos eso? Ya lo dijo Sagan, el cosmos es nuestro hogar, y José Luis Díaz nos aclara en qué sentido lo es y cómo experimentamos estados de pasmo y asombro ante la vivencia directa o simulada de la perspectiva cósmica.

¿Por qué ante la vista de la Vía Láctea no sólo pensamos “hay muchísimas estrellas” sino también “¿qué soy en medio de este espacio grandioso?” Nadie olvida la primera vez que admiró Venus al atardecer, o con suerte la Vía Láctea, o cuando se asomó a un telescopio o pudo observar un eclipse. ¿Hay alguien inmune a la maravilla de los hechos astronómicos? Se sabe, por ejemplo, que el público de la divulgación se inclina notablemente por los datos y las explicaciones referentes al cosmos. Y con un poco de conocimiento científico, quién no ha sentido el “vértigo del corrimiento al rojo”: el descubrimiento, que nos deja sin aliento, de que todas las galaxias se alejan de nosotros, más rápidamente cuanto más lejanas, al grado de que hablar de los “confines del Universo” es una temeridad cotidiana. A este grandioso tema, la percepción mental de nuestra pertenencia cósmica, se dedica José Luis Díaz en su breve y riquísimo libro Frente al cosmos, recientemente publicado por la editorial Herder. Dice el autor que a lo largo de la historia humana enfrentarse a la vastedad de lo que hay afuera parece ser una marca de la especie, y se pregunta por qué es así, desde la diversidad de perspectivas que están implícitas en la cuestión: ciencias cognitivas, astronomía y astrofísica, matemáticas, arte y filosofía.

Su objeto de curiosidad es el observador del cosmos: el ser dotado del tipo de conciencia, emoción y cognición, surgidas de la función cerebral, que se requiere para maravillarse ante los hechos astronómicos y enfrentar las dificultades de elaborar una “teoría congruente y satisfactoria del Universo”; a estas facultades las denomina conciencia cósmica. En poco más de 100 páginas deliciosamente escritas y bellamente ilustradas, el autor aborda los factores neuropsicológicos de la comprensión del Universo para llegar a describir esa cognición emotiva y conciencia instruida, de la que reconoce una dimensión espiritual (términos por supuesto ajenos a prismas, reencarnaciones, curaciones cuánticas o cualquier culto new age). Al final del libro, el también miembro de la Academia Mexicana de la Lengua reproduce su experiencia al observar un eclipse total de Sol, una objetiva y a la vez emocionada descripción de sus reacciones frente al impactante fenómeno.

Frente al cosmos es un libro que amerita muchas relecturas porque su tema y su amalgama de ciencia y cultura son inagotables. Esto me lleva a recordar lo que decía de la ciencia el escritor inglés D. H. Lawrence, en pleno siglo XX:

El conocimiento ha matado al Sol reduciéndolo a una bola de gas con manchas; el conocimiento ha matado a la Luna diciéndonos que es una pequeña tierra muerta, llena de cráteres que la hacen parecer que tuvo viruelas… El mundo de la razón y la ciencia… es el mundo seco y estéril en que viven las mentes abstractas.

Frente al cosmos es un claro ejemplo de que el sentimiento de lo maravilloso no se agota con la ciencia sino que, al contrario, lo enriquece.

Copyright © Ana María Sánchez. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Ana María Sánchez Mora

Ana María Sánchez Mora tiene la maestría en Física y la maestría en Literatura Comparada, ambas de la UNAM. Desde 1981 se dedica a la comunicación de la ciencia, en especial la escrita.

Ha publicado cuento, ensayo, novela, teatro, así como artículos y libros de comunicación científica. Entre sus obras, destacan Relatos de ciencia, Claudia, un encuentro con la energía, La divulgación de la ciencia como literatura, La ciencia y el sexo y la novela La otra cara, finalista del Premio Joaquín Mortiz para Primera Novela 1996. Ha participado en la formación de divulgadores e impulsado la profesionalización de la labor. Ha impartido numerosos cursos sobre redacción científica. Trabaja en la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, donde es encargada del área de comunicación de la ciencia en el Posgrado en Filosofía de la Ciencia, de la que es tutora y profesora. Recibió el Premio Nacional de Divulgación “Alejandra Jaidar” 2003.

Imagen y texto biográfico © Universidad Nacional Autónoma de México.

logonegrolibros

  • Curiosidad
    Escrito por
    Curiosidad Aristóteles decía que el asombro era comienzo de cualquier investigación: “pues los hombres comienzan y comenzaron siempre a filosofar movidos por el asombro”. Autores como Phillip Ball en Curiosidad (Turner, 2013) nos previenen de la…
  • Castilla del Pino
    Escrito por
    Castilla del Pino En 2009 Castilla del Pino se nos marchó al otro lado del tiempo. Carlos Castilla del Pino, uno más de esos que nunca se jubilan. No haré su elogio como hombre de ciencia. Ya lo…
  • Lo inventaron ellas
    Escrito por
    Lo inventaron ellas En el escenario donde se representa la historia de la ciencia, poco espacio queda reservado para las mujeres. Las dificultades para acceder a la educación, los límites que coartaban sus derechos y el…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El principio de precaución
    El principio de precaución Contra lo que se cree, la ciencia no siempre proporciona respuestas tajantes. Sobre todo en las fronteras del conocimiento. Visualicemos el conocimiento científico como un círculo que va creciendo a lo largo de la historia.…
  • Ralph Bakshi, el animador rebelde
    Escrito por
    Ralph Bakshi, el animador rebelde Desde la ácida crítica de la sociedad estadounidense hasta la épica de la Tierra Media, desde la música pop hasta el erotismo underground, todo tiene cabida en la obra de este ilustrador y animador, cuyo…

Cartelera

  • Crítica: "Colossal" (Nacho Vigalondo, 2016)
    Escrito por
    Crítica: "Colossal" (Nacho Vigalondo, 2016) Nacho Vigalondo es un director muy conocido en ciertos círculos, y goza de una considerable popularidad más allá de nuestras fronteras por sus películas ‒en especial, por Los cronocrímenes (2007)‒. Además, es toda una estrella…
  • Crítica: "Cars 3" (Brian Fee, 2017)
    Escrito por
    Crítica: "Cars 3" (Brian Fee, 2017) Salvo en casos excepcionales (Kubo, Del revés), el cine estadounidense de animación no corre riesgos. Ante el mínimo éxito, la maquinaria de explotación se lanza a la fabricación de secuelas, spin-offs, derivaciones (¿cuántas parodias de…

Cine clásico

  • John Dall, un intérprete encasillado
    Escrito por
    John Dall, un intérprete encasillado Muy frecuentemente los actores hacen cualquier cosa por obtener un papel que quieren, y John Dall no es una excepción. Cuando supo que Alfred Hitchcock estaba por rodar «La soga» estudió el personaje de Brandon…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El guateque eterno de Alfonso Santisteban
    Escrito por
    El guateque eterno de Alfonso Santisteban A lo largo de su prolífica trayectoria, el compositor y arreglista Alfonso Santisteban recibió muy diversas influencias en su trabajo, desde el jazz y el soul hasta la música brasileña. Estos sonidos de Brasil, que…
  • Johann Wilhelm Wilms sale del armario
    Escrito por
    Johann Wilhelm Wilms sale del armario La penumbra de los armarios donde yacen muchas músicas que han quedado traspuestas por la eminencia de los grandes nombres, atesora partituras que los arqueólogos musicológicos e historiadores de nuestro tiempo consiguen exponer a la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La vida en un tronco muerto
    Escrito por
    La vida en un tronco muerto Los paseantes del otoño conocemos bien esta estampa: un tronco caído, como una carcasa de tonos grises y ocres, confundiéndose entre la joven vegetación que va apropiándose de su espacio. ¿Un resto inservible y superfluo?…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC